Francisco Zúñiga
27 de agosto de 2013 / 10:54 p.m.

 

San Pedro Garza García.- • El municipio de San Pedro está esperando el dictamen en torno a las causas del colapso de la grúa en el edificio Tanarah, para determinar si aplica una sanción, pero eso podría tardar por lo menos unas dos semanas, dijo el alcalde Ugo Ruiz Cortés.

 

Por ahora, los peritos están analizando los diversos factores que intervinieron para que el pasado jueves, la grúa de acero perdiera el control y causará daños al mismo inmueble, y pusiera en riesgo a los miles de automovilistas que circulan por la avenida Vasconcelos.

 

Lo que se busca es determinar si existió alguna violación por parte de la empresa constructora respecto a los límites autorizados para la construcción.

 

“Entró una serie de inspectores a revisar puntualmente el edificio, los dictámenes deben estar listos, según me informan, más o menos en un par de semanas, y hasta que queden listos, sabremos cuál es el siguiente paso”.

 

El accidente ocurrió el pasado miércoles 21 de agosto, cuando la grúa de acero que maniobraba en lo alto del edificio Tanarah se desplomó alrededor de las 15:20 horas.

 

Durante algunos minutos se vivieron momentos de tensión, porque todo hacía indicar que la maquinaria caería a la calle. Se tuvo que cerrar la circulación sobre la avenida Vasconcelos durante más de dos días, hasta en tanto se realizaban las labores para desarmar la grúa.

 

El alcalde Ugo Ruiz Cortés comentó que para el municipio representó una pérdida en horas hombres, principalmente se tuvo que desviar tiempo de funcionarios y elementos de tránsito para cuidar la zona.

 

Sin embargo, dijo, la posible sanción será en función de las violaciones que encuentren a la normativa o a los permisos autorizados.

 

En unas dos semanas, tendrán los resultados, y entonces procederán.

 

“Los estudios de Protección Civil ya están listos, pero los de desarrollo sustentable son más complejos, son de mecánica de suelos, por eso tardan más, quizá unas dos semanas”.

 

El accidente no dejó ningún daño a bienes públicos, salvo en el edificio, lo cuales ya están siendo reparados por los mismos trabajadores de la constructora, según se pudo apreciar en el lugar.