7 de noviembre de 2013 / 01:43 a.m.

Los días en Pumas han perdido ese toque de pasión, en otras épocas se hablaba de la cercanía de la Liguilla y los posibles rivales que tendría el club en la fiesta grande. Ahora no, en las últimas semanas solo se espera que el torneo acabe, que llegue la reflexión y la reingeniería que ha prometido la directiva.

Luis García es un tipo que habla claro, el delantero español aborda las cuestiones que ha vivido el club y entiende que la afición pueda estar molesta con el plantel porque en estos meses los seguidores se han llevado más insatisfacciones que alegrías.

"La afición ha pasado mal este torneo, ha sido muy complicado venir cada fin de semana a alentar a un equipo que no consigue resultados en casa, que no saca partidos fuera. Ha sido un torneo muy difícil y lo importante es intentar ganar (a Cruz Azul), que puedan llevarse esa alegría y que puedan ver que hay una puerta abierta para el próximo torneo".

Lucho reitera que por su cabeza no ha pasado la idea de salir del club y en el plano personal admite que pudo haber dado un poco más, y aunque desea seguir, sabe que esa situación la determinará la directiva.

"Es el club el que tiene que determinar, evidentemente que podía haber aportado mucho más, tengo muy claro que podía haber sido más determinante, espero que el director técnico (José Luis Trejo) cuente conmigo para el próximo torneo, que Mario (Trejo) cuente conmigo y la afición de Pumas y a partir de ahí ya veremos lo que pasa la semana que viene. Para mí es importante que el club haya estado respaldándome en todo momento. Por eso en ningún momento ha pasado por mi mente dejar la institución, pero por ahora hay que centrarse en el partido del domingo", contra Cruz Azul.

Respecto al duelo contra el cuadro celeste comentó que "es un partido complicado, un derby al que toda la afición le gusta ganar y así lo vamos a tomar: intentar conseguir una victoria para terminar el torneo".

HIGINIO ROBLES