15 de diciembre de 2013 / 11:48 p.m.

Monterrey.- Hasta el momento, las investigaciones sobre el presunto secuestro virtual de una joven siguen estancadas, ya que aún no saben quién realizó la llamada para extorsionar a la familia afectada, a quien le pedían 500 mil pesos para dejarla en libertad.

Con los datos que cuentan las autoridades, solo han logrado establecer hasta el momento que la llamada se realizó desde un centro penitenciario al parecer de Altamira, Tamaulipas, aunque no se especificó de donde o quien hizo dicha llamada, cuando se supone que las penitenciarías cuentan con inhibidores de señal para evitar que entren y salgan llamadas de los centros de reclusión.

Cabe destacar que los familiares tomaron valor y comenzaron a negociar con los presuntos secuestradores, quienes exigían la mencionada cantidad, dándole instrucciones para la entrega del efectivo, ya que el sujeto que se hacía pasar por el secuestrador los amenazaba con hacer daño a la joven.

Pese a que la familia denunció los hechos ante las autoridades ministeriales en el municipio de Apodaca, estos mostraron poco interés en iniciar las investigaciones y solo enviaron una unidad para tomar datos y recabar una foto de la supuesta víctima.

Durante la mañana de este sábado, el supuesto secuestrador entabló contacto con la familiar para iniciar con las negociaciones donde pretendían despojarlos de 500 mil pesos, poniendo incluso al teléfono a una mujer que se hiciera pasar como la "víctima" sin embargo los familiares al escuchar la voz de la mujer se dieron cuenta que no era su familiar.

Posteriormente, llegaron al domicilio de los afectados elementos del Grupo Antisecuestros quienes iniciaron con las indagatorias cerca de las 10 de la mañana del sábado, logrando determinar que la joven no estaba secuestrada y fue ubicada en un centro comercial cercano a su domicilio.

Alberto Vásquez