9 de septiembre de 2013 / 04:16 p.m.

Monterrey  • La industria refresquera del país dijo que se encuentra en el análisis de la iniciativa de la Ley de Ingresos para 2014, presentada por el presidente Enrique Peña Nieto la tarde de ayer domingo, en la cual se plantea aplicar un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las bebidas saborizadas (adicionadas con azúcares).

En un escueto correo electrónico, la vocería de este sector señaló que por el momento no tiene una postura aún, en el sentido de que no es un impuesto exclusivo a los refrescos, sino a todas las bebidas con azúcares añadidos, a excepción de la leche.

Gabriela Siller, directora de Análisis-Económico de Banco Base, señaló por su parte que el impuesto a las bebidas endulzadas parece tener su razón en la mayor recaudación (por la eliminación de otros impuestos) y en el mejoramiento de la salud, pero no se estima que pudiera tener un impacto real.

Cabe destacar que las bebidas endulzadas no son un bien básico, pero tienen una baja sensibilidad en la demanda ante cambios en el precio, por lo que no se espera que disminuyan significativamente las ventas de este tipo de bebidas, aun y cuando el impuesto sea trasladado a los consumidores.

Probablemente por la expectativa de eliminación de impuestos, el Gobierno había disminuido su gasto en los últimos meses, sobre todo al contemplar un déficit de 0.4% para 2013 y de 1.5% para 2014, que se considera un nivel que no provoca problemas a la economía.

 — ESTHER HERRERA