20 de mayo de 2013 / 12:51 p.m.

Monterrey  • La Línea 3 del Metro deberá ponerse en operación durante el primer trimestre del 2015 y para ello, el Gobierno Estatal ha diseñado un calendario de actividades que si bien ya se echó a andar, se hará evidente a partir de agosto.

Será en este mes cuando la obra física de viaductos, enlaces, estaciones y accesibilidad comiencen en el tramo de la avenida Félix U. Gómez, desde la avenida Constitución hasta el hospital Metropolitano.

En lo que respecta a la obra pública, el 2013 será uno de los años más completos en materia de inversión, pues se invertirán alrededor de mil 109 millones de pesos.

Esta inversión incluye trabajos de viaducto elevado y subterráneo, servicios técnicos y estudios de pre inversión, vías, alimentación eléctrica, ventilación y bombeo, así como en el control de señalización y comunicación.

Además deberá ponerse un sistema de semaforización para la Central para Autobuses, para que permita el flujo vehicular en la zona.

En esta materia, el año de mayor inversión será el 2014, con mil 671 millones de pesos, y hacia 2015, cuando deba entregarse el proyecto, las obras serán más de terminación y accesorias, teniendo un costo de 443 millones de pesos, según el proyecto del que parte la Secretaría de Obras Públicas y la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado para la ejecución de la obra.

En cuanto a las concesiones privadas, toda vez que tienen que ver con el equipamiento y la movilidad propiamente dicha de la Línea 3 del Metro, será menor en el arranque y básicamente consiste en la concesión para la compra y operación de los vagones en el viaducto elevado, que asciende a 350 millones de pesos.

Para los años subsecuentes, en los cuales se contempla el sistema de peaje, carros de Metro, patios y talleres, operación de autobuses troncales, autobuses piso bajo GNV y la estación de carga de gas, en 2014 y 2015, la inversión privada será de 66 millones de pesos, todo para el equipamiento final.

El análisis costo-beneficio para la Línea 3 del Metro también destaca que para garantizar el éxito del proyecto, se plantea involucrar a distintos actores en la relación de las inversiones, según la rentabilidad de los negocios, riesgos y capacidades de los actores.

La expectativa que se tiene para el sistema es de alrededor de 190 mil pasajeros, por lo que en un lapso de 30 años, aseguran que no se ocuparán más vagones de Metro.

“Las instalaciones y los servicios se han diseñado para servir a la demanda durante el plazo de evaluación del proyecto (30 años), así el número de autobuses previstos para cada servicio, el tamaño de las estaciones, terminales y otros equipamientos, es útil para servir las demandas”.

En ese sentido, para los servicios del sistema de Transmetro se introducirán 87 autobuses de piso bajo a gas natural con capacidad de 90 pasajeros, mientras los autobuses de metro bus operarán con unidades convencionales para alimentar la Línea 3.

Daniela Mendoza