13 de junio de 2013 / 11:44 a.m.

Cadereyta Jiménez • El delegado de la Comisión Nacional del Agua en Nuevo León, Óscar Gutiérrez, señaló que aunque es aún temprano para asegurarlo, se prevé que este año la presencia de lluvias en el estado sea mucho mejor que en los últimos 30 meses en que la sequía ha causado estragos en la entidad.

Si bien los pronósticos de la dependencia y del Sistema Meteorológico Nacional auguran que en este año la cantidad de lluvia que caiga sobre territorio nuevoleonés sea por abajo del 10 o 15 por ciento de la media, la cifra ya representa una mejora significativa.

Durante los últimos tres años el déficit de agua ha rondado el 40 por ciento, lo cual mantiene a Nuevo León como zona de emergencia por la sequía.

“"La proyección que están haciendo nuestros meteorólogos y nuestro propio servicio meteorológico nacional, tiene hasta ahorita el reporte de que pudiéramos estar en esta región un poquito abajo del promedio, podríamos estar hablando de un 10 o 15 por ciento abajo del promedio de lluvias normales.

“"Si se cumple este pronóstico sí estaríamos ya mucho mejor que en los últimos 30 meses, porque si hacemos un comparativo, todavía en los últimos 30 meses, en mayo, en abril todavía, teníamos alrededor del 60 por ciento de la precipitación que ocurre anualmente en ese período, es decir hay un déficit del 40 por ciento acumulado en el estado de Nuevo León"”, explicó Oscar Gutiérrez.

El delegado de la Conagua dijo que incluso la captación de agua en las presas sería buena y podría extender el margen de meses con suministro de agua potable, aunque no quiso adelantar pronósticos al respecto.

“"Si esto se cumpliera, si estuviéramos por debajo del 10 o 15 por ciento, ya tendríamos la posibilidad de poder tener garantizado el agua potable para un margen mucho mayor del que ahora tenemos.

“"Es decir si estamos cerca del promedio podríamos decir que tendremos un buen año, por arriba del promedio evidentemente, que estaría fabuloso, pero la expectativa en este momento es esa"”.

Actualmente el promedio de las tres presas, al sumar Cerro Prieto, la Boca y el Cuchillo, se encuentra en el orden de 350 millones de metros cúbicos, que representan el 24 por ciento en promedio del almacenamiento.

“"Se había comentado hace algunos meses, al mes de febrero, el Director de Agua y Drenaje de Monterrey, Emilio Rangel, acerca de una reserva de 18 meses, con el paso del tiempo, y con algunas reservas que se han tenido, consideramos que al día de hoy, tenemos todavía 15 meses y considerando que la recuperación de las presas pudiera darse en los próximos meses de la temporada de lluvias"”.

Gutiérrez Santana dijo que aún no se pueden “"lanzar campanas al vuelo"” por lo que se deberá esperar, al menos para finales de junio, para conocer los pronósticos más acertados sobre lo que se pronostica en este año para la temporada de lluvias que comprende julio, agosto y septiembre.

REYNALDO OCHOA