29 de marzo de 2013 / 02:52 p.m.

 

Desde su creación en 1964, las figuras de acción G.I. Joe tuvieron como objetivo resaltar el valor de las fuerzas militares en Estados Unidos (los primeros cuatro juguetes eran Rocky (armada y marines), Skip (marina) y Ace (pilotos). Casi 50 años después, las cosas no cambian del todo en su última aparición, ahora en la pantalla grande, en el largometraje G.I Joe: 3D Retilation, que se estrena hoy en México.

Para el protagonista de la cinta, Dwayne Johnson (quien da vida a Roadblock), además del mensaje de vigor y gusto por el combate que las figuras de acción envían a las audiencias jóvenes, el filme pretende mandar un motivo de fortaleza y superación de los obstáculos.

""Es genial tener grandes tanques, es genial tener muchas armas, es bueno ser duro y es divertido, pero al final del día vas a caer, a resbalar y a fallar, cosas malas pasan y así es la vida. Uno de los mensajes de la cinta es cómo enfrentar los retos y convertirte en un líder, ser alguien más fuerte. Yo tenía todos mis juguetes de GI Joe y si, se trataba de G.I. Joe, es un héroe americano, es duro, pero no lo era todo. Siempre estaba presente el riesgo de caer y cómo responder”", dijo Dwayne Johnson a ¡hey!

Los juguetes de la linea G.I. Joe también fueron creados gracias al éxito que las muñecas Barbie tuvieron entre las niñas y para ofrecer a los niños de aquella época juguetes más adecuados a su género. En la cinta hay cambios en ese sentido, ya que Arianne Palicki lleva un rol importante en el papel de Lady Jaye, que confronta con valor las bromas sexistas de Joe (interpretado por Bruce Willis),

"“Cuando nos conocimos él y yo hicimos una química de inmediato y ambos consideramos que las bromas entre ellos eran adecuadas, precisamente para mostrar la fuerza de mi personaje y el rol femenino en la cinta"”, dijo Adrianne Palicki, la única mujer en el elenco protagónico.

Casi un año fue el tiempo que la cinta fue retrasada por los estudios Paramount. Ya se habían incluso realizado actividades de prensa estadunidense e internacional para el lanzamiento de la cinta en junio de 2012, pero el crecimiento del 3D en mercados internacionales prioritarios como China, Rusia y Brasil hicieron que la cinta fuera transformada a tal formato.

“"Nuestra meta principal para esta película era adentrar a la audiencia en esta experiencia de viajar por el Himalaya, el desierto de Pakistán o Corea. Queríamos ofrecer la experiencia en 3D de más alta calidad y nos dimos el tiempo necesario para eso. Fue mucho trabajo, estuve todo el tiempo involucrado”", comentó el realizador Jon M. Chu.

El productor del filme, Lorenzo di Bonaventura, no es ningún novato en el tema de crear películas de éxito con una de las nuevas fijaciones de Hollywood: los juguetes. En su currículo cuenta con la producción de cintas como Doom y las últimas cuatro entregas de Transformers. La decisión de atrasar el proyecto un año, aunque arriesgada, le pareció la ideal.

“"Primero fue duro, pero después te das cuenta de todas las ventajas de hacerlo. Uno de mis retos fue pedir al director que dejara de gastar tanto dinero (risas). Pero valió la pena"”, concluyó el productor.

 — OMAR RAMOS, ENVIADO