9 de diciembre de 2013 / 06:53 p.m.

 

Monterrey.- Un par de estudiantes salvaron milagrosamente su vida luego de volcar aparatosamente sobre el camellón central de la Carretera Nacional, cuando tomaron una curva con aparente exceso de velocidad, lo que provocó el accidente.

 

Además, de manera indirecta, causaron otro percance, pues una jovencita que circulaba en sentido contrario, la ver el aparatoso accidente, se asustó y perdió el control de su coche, y salió proyectada hacia la cuneta lateral, donde se estrelló.

 

Afortunadamente, nadie resultó lesionado en este doble accidente, pues sólo rasguños y un tremendo susto fue lo que vivieron los tres estudiantes que participaron.

 

Patricio Tamez Bueno, de 18 años de edad, viajaba con su amigo Alan Cueto, de la misma edad, en un coche Renault Clío, con placas de circulación SLA 90-59, por la carretera Nacional rumbo a Monterey, para asistir a la escuela, cuando al llegar al kilómetro 972, justo en la curva que precede la entrada a la Estanzuela, el coche siguió derecho, sin hacer caso al volante que intententaba manipular el joven.

 

Fue el exceso de velocidad lo que provocó que se perdiera el control y literalmente saliera volando por encima de algunos autos, para caer, llantas arriba, sobre el camellón central.

 

Fue aparatoso, pero los muchachos salieron apenas con unos rasguños.

 

Mientras tanto, en el carril de sentido contrario, Mariana González, de 18 años, circulaba rumbo a Santiago, cuando de pronto vio volar el auto Clío, y pensó que podría caerle encima, por lo que viró rápidamente el volante hacia la derecha.

 

La maniobra ocasionó que el coche, un Mazda con placas SGU 55 -12 saliera rumbo a la cuneta, y cayera unos dos metros, clavándose entre la tierra y la maleza. A la jovencita nada le paso, salvo el susto.

 

De todos modos fueron atendidos por paramédicos de la Cruz Roja, que acudieron al lugar y los revisaron, para descartar cualquier tipo de lesión.

Francisco Zuñiga