4 de febrero de 2014 / 03:31 p.m.

Washington.- Un método más amable y discreto para uno de los exámenes más temidos en la medicina está por llegar: reguladores estadounidenses aprobaron una cámara que es del tamaño de un bocado que ayudará a ver el intestino grueso de pacientes que tienen dificultades para realizarse colonoscopías tradicionales.La cámara ingerible de Given Imaging está diseñada para ayudar a los médicos a ubicar pólipos y otros indicios tempranos de cáncer de colon. La Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) dio su aprobación al aparato para pacientes que tienen problema con el otro procedimiento, considerado vergonzoso, pues implica revisar el colon mediante una cámara diminuta colocada en la punta de una manguera flexible de un metro de largo.La tecnología de la empresa israelí, desarrollada a partir de sistemas de defensa misil, utiliza una cámara que funciona con baterías para tomar fotografías a gran velocidad mientras avanza lentamente por el tracto intestinal durante ocho horas. Las imágenes son transmitidas y registradas por un dispositivo colocado en la cintura del paciente y luego son revisadas por el médico.Aunque el sistema inalámbrico de generación de imágenes de Given Imaging suene como ciencia ficción, en realidad tiene más de una década de existencia. En 2001, la empresa recibió la aprobación de la FDA para un dispositivo similar utilizado para ver el intestino delgado.En ese tiempo, los analistas esperaban que el método de Given Imaging se volviera un competidor directo para la colonoscopía tradicional. Sin embargo, los estudios de la empresa encontraron que las imágenes tomadas por la minicámara no son tan claras como las del proceso en el consultorio. Como resultado, la compañía ha buscado un mercado más limitado para su PillCam: pacientes que tienen dificultades para realizarse colonoscopías tradicionales.

La FDA aprobó la PillCam Colon para pacientes que han experimentado una colonoscopía incompleta. La empresa calcula que unos 750.000 pacientes en Estados Unidos no pueden someterse al estudio completo cada año debido a cuestiones anatómicas, cirugías previas u otros padecimientos del colon.Incluso con esta limitada indicación, los analistas calculan que la nueva píldora-cámara podría generar ventas de más de 60 millones de dólares en Norteamérica para 2019 a medida que mejora la tecnología. Debbie Wang, analista de MorningStar, opina que la empresa ha posicionado hábilmente el dispositivo como otra herramienta en el botiquín del especialista gastrointestinal, en lugar de como competidor directo."La administración de Given entiende que la colonoscopía tradicional ahora es básica para el gastroenterólogo'", explicó Wang. "Por eso, ellos no quisieron hacer nada que posicione este dispositivo como un sustituto".

AP