21 de marzo de 2013 / 08:02 p.m.

Monterrey  • Si por alguna razón no pueden disfrutar de estas vacaciones en cualquier lugar de Estados Unidos, excluyendo las localidades de la frontera, es necesario tomar las precauciones y cumplir con las normativas de la aduana estadounidense.

Los menores de edad que viajen a Estados Unidos con sus abuelos, u otros familiares requieren de un permiso especial de sus padres, que consiste en una carta notariada; aunque también es exigida por las autoridades para el padre o madre que lleven a sus hijos de manera individual.

Esta es una de las medidas de seguridad y protección a la familia, implementadas por la Unión Americana.

La carta, a diferencia del pasado que era personal, desde luego aportando una identificación, debe ser notariada.

Para obtenerla es necesario acudir ante cualquier fedatario, llevar el acta o las actas de nacimiento de los menores que van a viajar, presentar también las identificaciones de los familiares que acompañen al menor.

Este trámite es muy rápido, nos dice el Notario Público, José Luis Treviño Manrique, ante quien se han tramitado algunas de estas cartas y su costo es de alrededor de mil pesos, que se pagan al Notario Público que las expidió.

"Lo de las actas de nacimiento es para que quede constancia en la Notaría que se cubrieron los requisitos establecidos y de esa manera tener en regla el permiso para sacar del país a sus nietos o sobrinos, según el caso", precisó Treviño Manrique.

Es muy posible que estas medidas estén encaminadas a evitar que niños plagiados, o comprados a la madre que los parió pero no desea que vivan a su lado, sean internados de manera ilegal en Estados Unidos.

En la ciudad de McAllen, en días pasados, se observó que un autobús de pasajeros se detuvo en la aduana para los trámites de rigor para internarse en ese país, pues algunas abuelas viajaban con sus nietos.

No es frecuente que por vía terrestre Migración del lado norteamericano se haga presente y pregunte a las personas que llevan menores cuál es la familiaridad que tienen con ellos, con excepción a los que van más allá de la frontera.

VÍCTOR SALVADOR CANALES