13 de febrero de 2013 / 03:32 p.m.

México • El presidente del Parlamento Europeo, Martin Shulz, reconoció ante el Senado que Europa también es corresponsable de la violencia y crimen organizado que afecta a México y felicitó a los legisladores por el impulso del Pacto por México.

En su visita el recinto legislativo se reunió con integrantes de distintas comisiones e intercambió regalos con el presidente del Senado, Ernesto Cordero.

El panista obsequió una artesanía, mientras el europeo entregó un paquete de libros. Además del intercambio protocolario, Cordero regaló una playera de la selección mexicana con el nombre “"M. Shulz"”, por lo que éste, emocionado, se quitó el saco, se colocó la prenda y festejó algún gol imaginario.

Más tarde, al dirigirse a los senadores en el pleno, recordó la situación que vive el país y señaló que en este tema hay grandes retos. “"Las noticias que nos han llegado de México durante los últimos años son preocupantes"”, indicó.

Pero a pesar de las amenazas a la seguridad pública y de las grandes desigualdades sociales en el país, expresó, México tiene buenos motivos para mirar al futuro con confianza, ya que ha experimentado un auge económico importante y rápido.

“"La revista The Economist parte incluso de que en 2020 México será una de las 10 economías más potentes del mundo."”

El diputado alemán comentó que el Parlamento Europeo se solidariza con México en su lucha contra el tráfico de drogas y la delincuencia organizada, y expresó sus condolencias y apoyo a “"los numerosos familiares y amigos de las víctimas"”.

“"La lucha del pueblo mexicano contra la delincuencia organizada ha de ser también la nuestra. Los europeos no podemos eludir nuestra responsabilidad: ambas partes deben asumir la suya, tanto las sociedades en las que se consume droga como los países en los que se produce o los de tránsito"”, declaró.

Mencionó que ha luchado para que en los procesos de toma de decisiones multilaterales se incluya a los parlamentos y, en ese sentido, felicitó a los legisladores mexicanos por el Pacto por México, pues destacó la “importante e impresionante” agenda de reformas que lo integra.

“Visto desde fuera puedo asegurar que el consenso entre los grandes partidos políticos es una señal importante, crea esperanza y optimismo para el futuro.”

En la sesión solemne, Shulz subrayó que actualmente los vínculos entre la Unión Europea y México son más fuertes que nunca, y calificó al país de “socio privilegiado”. No obstante, dijo, aún queda potencial por explotar, por lo que propuso la actualización del Acuerdo Global de 1997.

“"Estoy convencido de que la profundización de nuestras relaciones económicas y comerciales contribuirá a impulsar el desarrollo económico, a luchar contra la pobreza y las desigualdades sociales, y a promover la protección del medio ambiente."”

Ernesto Cordero aseguró que el crimen organizado y el terrorismo son amenazas que no respetan fronteras, por lo que las naciones deben cerrar filas para hacerles frente de manera eficaz.

Más tarde, en conferencia de prensa, Shulz reconoció que si bien el clima de inseguridad que prevalece en México no es “"óptimo"”, los incidentes de violencia no deben ser empleados para condenar al país.

Señaló que las violaciones a las seis turistas españolas ocurridas el pasado 3 de febrero en Acapulco, Guerrero, es un incidente muy grave, pero debe evitarse que estas acciones se generalicen. Incluso, reconoció que estos delitos también se presentan en la Unión Europea.

“"Con toda la evidencia que existe, la seguridad en México no es óptima y sí se puede mejorar, pero tampoco se puede condenar a un país por ello: más bien hay que buscar un diálogo que permita concretar un método constructivo para superar la inseguridad"”, puntualizó.

Destacó la importancia de “"no inflar"” cada caso de violencia, ya que hablar reiteradamente de la inseguridad es una forma de contribuir a que continúe.

OMAR BRITO, ANGÉLICA MERCADO Y CAROLINA RIVERA