19 de mayo de 2013 / 07:29 p.m.

"Europa está difícil, por no decir imposible, pero nuestra obligación es seguir siendo honrados, dignificar nuestra profesión y nuestro escudo, porque no tengo nada que reprocharle a nadie", explicó el técnico mexicano.Aguirre insistió en que el acierto fue el factor fundamental que sirve para explicar la derrota del Espanyol en Riazor, aunque no quiso dejar pasar la ocasión de felicitar al Deportivo por el triunfo."Si el rival tiene más acierto que tú, enhorabuena, porque pienso que se vio un espectáculo agradable, con mucha tensión sobre el terreno de juego, y ganó el equipo que tuvo más acierto, porque el negocio de esto es hacer goles", argumentó.El entrenador del Espanyol también quiso destacar el buen papel del portero Cristian Álvarez, que tomó ante el Deportivo el relevo en la portería a Kiko Casilla."Cristian estuvo francamente bien, en el tono del equipo, porque evitó una ocasión del Deportivo y no pudo hacer nada en los goles, y digo esto a pesar de que no me gusta destacar a nadie, pero con el tiempo de inactividad, estuvo notable", aseguró.Aguirre se mostró convencido de que su equipo ofrecerá la próxima semana una buena imagen en el duelo de rivalidad ante el Barcelona."No necesitamos pensar en Europa, ni en el descenso, sino encarar ese partido como se tiene que encarar, porque no me gustó nada nuestra conducta del primer tiempo en el Camp Nou, que fue de lo peor del equipo en el tiempo que llevo aquí", concluyó el técnico mexicano.

Agencias