30 de mayo de 2013 / 01:11 p.m.

Chiapas • Más de mil 300 personas de las comunidades pesqueras Punta Flor, La Gloria, Santa Brígida y La Línea fueron evacuadas de emergencia esta noche ante los efectos destructivos de “Bárbara”, recién degradada a depresión tropical.

En los municipios de Tonalá y Arriaga, donde se localizó el ojo de este fenómeno meteorológico, un 50% y un 90% de la población, respectivamente, se encuentra sin servicio eléctrico.

Esto ha provocado retrasos en la entrega de alimentos a los damnificados, quienes se encuentran refugiados en los albergues provisionales del municipio de Arriaga.

El coordinador regional de Protección Civil del estado, Guillermo Soto Palomeque, explicó que en esos dos municipios los vientos de más de 150 kilómetros por hora registrados derribaron decenas de árboles y postes de energía eléctrica, además de desprender los techos de algunas viviendas.

En Arriaga el 90% de los comercios suspendieron sus actividades ante el temor de que los árboles y postes de energía eléctrica pudieran caer debido a la fuerte lluvia.

En las próximas horas, más de un centenar de empleados de los ayuntamientos afectados, así como del gobierno del estado y autoridades federales, proporcionarán alimentos calientes en los albergues improvisados que se localizan en un jardín de niños, la casa del Comisariado Ejidal y la iglesia mormona de Emiliano Zapata.

Asimismo, algunos pobladores de las comunidades Punta Flor se trasladaron de forma voluntaria a Villa del Mar con sus familiares, toda vez que altas olas amenazaban llegar más allá de la costa.

De acuerdo con algunas autoridades municipales de la zona del Soconusco y costa de Chiapas, de permanecer varada esta depresión tropical, los ríos de la región podrían desbordarse, luego que aumentaron su caudal en más de un 600 por ciento.

En el tramo de la carretera federal Tonalá- Arriaga se registran encharcamientos que han provocado el derrape de algunos vehículos que transitan hacia ambas localidades. Hasta el momento no se han reportado muertes ni heridos en la entidad.

JUAN DE DIOS GARCÍA DAVISH