9 de mayo de 2013 / 11:07 p.m.

Juan Francisco Rivera Bedoya, aseguró que dentro de su administración ejerció austeridad y cero dispendio de gastos, por lo que lamentó que la deuda se haya incrementado en tan poco tiempo.

Monterrey.- • El ex alcalde de Guadalupe, Juan Francisco Rivera Bedoya, aseguró que él no heredó deuda a su sucesora Cristina Díaz Salazar, porque en su administración imperó la austeridad y cero dispendio o gastos superfluos.

Señaló que después de 12 años de administraciones panistas, logró que regresara el PRI a conducir el Ayuntamiento, con el apoyo de la población de esa ciudad.

El ex presidente municipal, de extracción priista, precisó que durante su gestión, ni él, ni su esposa o colaboradores se desplazaron en vehículos "oficiales".

Además, sostuvo que cuando se requería viajar por una comisión, a otras ciudades del país o al extranjero, lo hacían en clase turística y no en primera, donde es más alta la tarifa.

Dijo que con estas medidas de austeridad, es posible mantener al municipio sano en sus finanzas, por lo espera se encause por buen camino la economía que el pueblo de Guadalupe necesita.

"Lamento que a estas alturas la deuda de Guadalupe se haya incrementado tanto y confío mucho en la capacidad de César Garza Villarreal, actual alcalde, que es una gente de experiencia y con el criterio de austeridad en este caso en la administración a su cargo".

"Es magníficos que dos ex alcaldesas ocupen escaños senatoriales y se preocupan por traer recursos para beneficio de Guadalupe", apuntó en referencia a Cristina Díaz e Ivonne Álvarez.

El ex alcalde Juan Francisco Rivera Bedoya, expresó que si las senadoras están en posibilidad de traer recursos para Guadalupe, pues se los agradecerán los habitantes, sobre todo de las colonias más pobres.

VÍCTOR SALVADOR CANALES