FRANCISCO ZÚÑIGA
21 de julio de 2013 / 01:02 p.m.

Guadalupe • Tras un año de su dimisión del Instituto de Control Vehícular tras el escándalo por la pérdida de más 300 mil juegos de placas vehiculares, el ex director del organismo Pedro Morales Somohano, dice sentirse tranquilo, aunque aseguró que sigue disponible si el Ministerio Público vuelve a llamarlo por alguna causa relacionada con el caso.

Morales Somohano asistió al informe del primer año de trabajo legislativo del diputado priista Francisco Cienfuegos Martínez, en el municipio de Guadalupe.

Al concluir el evento, el ex funcionario dijo en entrevista que sigue con su vida política activa, aunque ya no en la función pública.

Respecto a la pérdida de las placas en el periodo en que él fue director del organismo, aclaró que es caso cerrado.

"Yo he estado al pendiente, pero estamos tranquilamente en familia, en los trabajos en los negocios particulares, pero estaremos siempre a disposición de la autoridad"

Sin embargo, aclaró, no ha sido requerido por ninguna autoridad en torno al caso por el que uno de sus subalternos está en prisión, mientras otro sigue prófugo.

El caso fue cerrado por la Procuraduría General de Justicia del Estado, que determinó que los únicos responsables del robo eran los hermanos Santiago Adrián y Homero González López, de los cuales sólo al segundo detuvieron, pues el primero sigue prófugo.