22 de marzo de 2013 / 03:32 p.m.

Monterrey • La Unidad Especializada antisecuestros capturó a siete presuntos delincuentes investigados por secuestro y busca a tres más, entre ellos el líder de la banda: un ex militar.

Esta banda delictiva tenía privados de su libertad a una joven menor de edad y a un varón, en una casa de la colonia Alianza Real, en el municipio de Escobedo.

Ellos fueron los primeros en “estrenar” el nuevo formato para la presentación detenidos a disposición de a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

La detención y captura de los cinco hombres y dos mujeres se originó gracias a la denuncia anónima de un ciudadano, que señalaba la presencia de hombres armados en un domicilio de la calle Privada Guadalupe de la mencionada colonia, así como la suposición de que en sitio se encontraban personas privadas de su libertad.

Durante el operativo de vigilancia en el sector, realizaron el hallazgo de una persona de sexo masculino portando un arma larga, situación que les motivo a buscar incursionar en el domicilio.

En la tarjeta informativa entregada a los medios de comunicación por la PGJE destaca de que los agentes “tocaron en repetidas ocasiones a la puerta previa identificación como elementos activos de esta Unidad, y al no obtener respuesta alguna, incursionaron a dicho domicilio, en donde abordaron de inmediato al sujeto que momentos antes había salido del domicilio portando un arma de fuego”.

El hombre armado respondía al nombre de Hugo Torres González, quien en el momento manifestó tener a dos personas privadas de su libertad: una menor de edad y un varón. También en el domicilio se encontró a Mario Israel Acuña, quien confirmó la versión, antes de ser asegurados por los agentes.

En el sitio se encontraban también José Guadalupe Torres Sánchez, quien está en silla de ruedas, además de una mujer de nombre Patricia Márquez Aguilar y Jesús Torres González.

En el lugar los agentes hallaron a las dos víctimas: una menor de edad de sexo femenino que reportó estar privada de su libertad desde el 23 de febrero de 2012, y un hombre que señaló estar en el sitio desde el 9 de marzo también de este año.

Ambas personas se encontraban maniatadas y con el rostro cubierto, y fueron puestas en resguardo jurídico y atención médica, antes de proceder a su liberación.

La autoridad destaca que "dicho operativo fue realizado en forma ordenada, sin efectuar disparos de arma de fuego o uso excesivo de fuerza física, preservando en todo momento los derechos y garantías de víctimas y presuntos responsables rehechos ilícitos".

Al lugar de los hechos en la colonia Alianza Real también dirigieron agentes de la Dirección de Criminalística de Campo y Servicios Periciales para recabar evidencias correspondientes al modelo de investigación científica de la PGJNL, todo ello en presencia de un Agente del Ministerio Público para dar fe de los hechos.

Puntualiza que la información derivada de la detención de estas cinco personas, se procedió al aseguramiento de Yessenia Nataly Cantú Morales y José David Rodríguez Galván, quienes también fueron puestas a disposición de la autoridad.

Los presuntos delincuentes bajo arraigo señalan Eder Francisco Piña Salazar como presunto líder, de quien sólo conocen que era ex integrante de la milicia. En relación a los prófugos se señala a Roberto Francisco Barrón Medina y Jesús Hernández García, quienes son buscados por las autoridades.

La Procuraduría General de Justicia en Nuevo León ofreció una recompensa de 248 mil pesos, por cada uno de los tres prófugos, para quien proporcione información confiable que conduzca a su plena localización a los números telefónicos 2020-4590 y 2020-4592.

En el sitio se aseguraron también dos vehículos uno marca Mitsubishi, color gris, modelos 1997 y otro más tipo Chevy, marca Chevrolet en color verde: en el armamento contaban con un fusil AR-15 y un cargador metálico abastecido con 16 cartuchos hábiles calibre .223.

Además de 4 teléfonos y radios nextel de diversas marcas y colores, y un par de esposas.

No ven diferencia

Funcionarios y abogados especializados en materia penal coincidieron en que no hay mucha diferencia en que las autoridades dejen de presentar públicamente a los detenidos y que faciliten sus fotografías, porque de igual forma los van a exhibir.

Algunos dijeron estar de acuerdo con la medida, porque en últimas fechas, principalmente las autoridades de los municipios de Escobedo y Guadalupe les habían dado ‘publicidad’ negativa a varios detenidos que en realidad no habían cometido ningún delito.

Como ejemplo mencionaron a la enfermera particular que entró con su uniforme al Hospital Materno Infantil para conocer a su nieta y la detuvieron como supuesta sospechosa de robo de infantes y sin confirmarlo la exhibieron públicamente.

Otros de los cuestionados, sobre la nueva modalidad que comenzó a implementarse ayer, comentaron que con esa medida están beneficiando, principalmente, a los presuntos delincuentes.

"Existe la posibilidad de que no todos los detenidos que presentaban resultaran finalmente culpables, pero eran menos que más", comentaron.

Agregaron que con esta medida no se está tomando muy en cuenta la condición de las personas que resultan víctimas de los ahora ‘favorecidos’ detenidos.

No hay mucha diferencia

Funcionarios y abogados especializados en materia penal coincidieron en que no hay mucha diferencia en que las autoridades dejen de presentar públicamente a los detenidos y que faciliten sus fotografías, porque de igual forma los van a exhibir.

Algunos dijeron estar de acuerdo con la medida, porque en últimas fechas, principalmente las autoridades de los municipios de Escobedo y Guadalupe les habían dado publicidad negativa a varios detenidos que en realidad no habían cometido ningún delito.

DANIELA MENDOZA Y DORA IRENE RIVERA