6 de febrero de 2013 / 03:30 p.m.

Considera que es positivo el trabajo que han desempeñado los uniformados que, en su momento, pertenecieron al Ejército.

 

San Nicolás de los Garza.- El secretario de de Seguridad Pública y Vialidad de San Nicolás, Jorge Fernando Garza Morales, consideró positivo el trabajo que han desempeñado los actuales policías preventivos provenientes de la milicia, al señalar que sin ellos “no sé cómo estuviéramos ahora”.

En este municipio, la base policiaca es de 650 elementos, de los cuales 168 fueron militares, cinco oficiales retirados, cinco de tropa también en retiro y 158 que solicitaron su baja. También hay seis ex marinos.

“Al involucrar a los militares en nuestras filas, definitivamente mejoramos nuestros servicios en todos sentidos, hemos podido mejorar las metas y buscamos alcanzar más y es con la ayuda de ellos”, señaló.

Hace cerca de tres años, el 8 de junio de 2009 agentes de la Policía preventiva nicolaíta encañonaron y cortaron cartucho en contra de elementos de la Policía Federal Preventiva y viceversa, e incluso al tenso amague se sumaron también preventivos de Escobedo y Guadalupe que llegaron a Manuel L. Barragán cerca de Sendero.

Los policías de los tres municipios que presuntamente se oponían al arresto de un elemento de la uniformada de San Nicolás se aliaron para tratar de impedir la acción de los federales y amedrentarlos, hasta que mediaron más fuerzas federales y disuadieron el amague.

A partir de entonces, el estado empezó a prohibir el porte de armas largas a los preventivos.

Ahora, estos nuevos policías y los de otras administraciones que han pasado los exámenes de confianza, portan fusiles de asalto y patrullan la ciudad con acciones semejantes a la milicia.

Sin embargo, ante algunas denuncias y quejas que incluso han llegado a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y otros organismos, Garza Morales dice estar atento a ello para acatar las recomendaciones y sancionar a los elementos que resulten responsables, sea cual sea su extracción.

“Sí, tenemos el ojo de la sociedad, las ONG encima de nosotros, entonces tenemos que actuar con prudencia, con respeto, con tacto; y atendemos cualquier observación, cualquier queja”.

Declinó emitir una opinión respecto al homicidio de un joven estudiante universitario en Santa Catarina a manos de policías preventivos de formación militar, pues dijo carecer de los por menores.

“Yo te cuento que aquí, pues vemos mucho la constante capacitación, los cursos, el cumplimiento de protocolos, la coordinación con nuestras fuerzas federales, y la comunicación con los vecinos”.

Dijo que es necesario recordarle a todos los policías que el gatillo es muy peligroso, y capacitarlo periódicamente.

ALEJANDRO SALAS