14 de junio de 2013 / 02:17 a.m.

Monterrey.- • Después de haberse entregado voluntariamente y confesar un secuestro que presuntamente cometió en el 2010, el ex policía José Alberto Pérez Aranda aseguró no recordar haber participado en los hechos y argumentó que fue víctima de torturas por parte de los elementos de la Agencia Estatal.

Pérez Aranda mencionó eso al rendir su declaración preparatoria ante el juez quinto penal de Monterrey, quien lo procesa por la privación ilegal de la libertad del estudiante Alejandro Díaz Luna, de 17 años de edad, quien fue asesinado junto con otros tres hombres la madrugada del 15 de julio de dicho año.

El ex uniformado aparentemente se había entregado a la autoridad debido a que la culpabilidad lo hacía ver al demonio en el rostro de su hija menor.

Ahora él segura que no se encontraba bien psicológicamente cuando el pasado 4 de mayo, se presentó en las instalaciones de la Agencia Estatal para enfrentar el delito.

Complementó que un día después de entregarse, despertó y no recordaba con exactitud lo ocurrido, porque lo habían golpeado los investigadores.

Después de hacer esas aclaraciones, el ex policía se apegó a los beneficios del artículo 20 por recomendación de su defensor oficial.

Pérez Aranda había confesado que al plagiar al joven que vivía en el Fraccionamiento Privanzas de San Pedro, se lo había entregado a integrantes de un grupo criminal que en ese tiempo dirigía José Francisco Zapata Garza, apodado "EL Billy", quien en agosto del 2010 fue detenido por elementos del Ejército Mexicano.

Además delató a seis de sus compañeros, a quienes identificó con los apodos de "El Joselito", "El Mack", "El Niño", "El Chino", "El Indio" o "El Apache", así como a una mujer que no identificó.

REDACCIÓN