ISRAEL NAVARRO Y ANA CECILIA MÉNDEZ
9 de junio de 2013 / 02:06 p.m.

México • Dueños de antros en la Zona Rosa y la Condesa afirmaron que los operativos de blindaje implementados en esas zonas por el Gobierno del DF son excesivos y han ahuyentado a la clientela.

En la Zona Rosa, los recorridos policiacos se hacen a bordo de camionetas tipo Pick Up o a pie en grupos de cinco o seis elementos armados.

Christian Guerrero, dueño del antro Le Cirque, aseguró que con este despliegue ha disminuido en 50 por ciento la clientela.

"Es un arma de dos filos: por un lado, está bien que haya seguridad, pero es excesivo lo que se presenta y eso provoca que la gente se espante y no venga", dijo.

Consideró necesario un rescate integral de la zona, en el que participen la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Secretaría de Turismo.

Cristian Martínez, mesero de La Noria, refirió que desde hace dos semanas la clientela ha disminuido, lo que también ha mermado sus ganancias personales.

"En mi caso soy mesero y ya tenía más o menos un control de mis ingresos. Como en el lugar se toca música de banda, pues los clientes llegan a consumir dos o tres botellas, pero ahora si bien nos va, tan solo toman una", detalló.

Indicó que el dueño del antro les ha dicho que sus ventas disminuyeron 80 por ciento. “El otro día nos comentaba el jefe que estábamos vendiendo 100 (mil pesos) por noche y ahora tan solo 20 (mil pesos)”, precisó.

Ulises López, cliente de antros, coincidió en que hay exceso de policías. "Que haya más personal de seguridad no garantiza nada. En mi caso no me siento más seguro, al contrario, creo que abonan más al clima de incertidumbre", señaló.

En la colonia Condesa, el reproche por el operativo fue similar. Los dueños de los principales bares del área explicaron que la asistencia ha disminuido al menos en 30 por ciento.

"Los policías armados más que seguridad dan miedo. Van con las armas expuestas, son muchas patrullas realizando rondines, como si estuvieran listos para disparar en cualquier momento. La gente en lugar de sentirse segura es evidente que se siente intimidada", explicó Andrés Soigarzábal, encargado del bar Nuevo León.

Otro de los efectos de los operativos es la corrupción, dijeron los dueños de antros, quienes explicaron que este problema es la causa de que muchos establecimientos operen de manera irregular, provocando inseguridad.

Canek Sosa, encargado del bar Xampañeria, afirmó que sus ventas disminuyeron 15 por ciento e incluso aseguró que la gente ha sido cateada con abuso.