5 de febrero de 2013 / 03:30 a.m.

Gilberto Marcos Handal, presidente de la Federación de Colonias Metropolitanas (Fedeco), acusó una falta de depuración entre los altos mandos de los centros penitenciarios, que obliga a los puestos inferiores a corromperse también.

 Monterrey.- • Mientras exista corrupción, el problema en las cárceles del estado nunca podrá solucionarse, aseguró el presidente de la Federación de Colonias Metropolitanas (Fedeco), Gilberto Marcos Handal, quien urgió a realizar una limpia en los altos mandos que administran los centros penitenciarios de la entidad.

Para el presidente de la Fedeco, a la falta de más de tres mil celadores debe sumarse las malas condiciones de trabajo en las que se desempeñan y no solo eso, sino la falta de una depuración a los altos mandos de los centros penitenciarios, que obliga a los puestos inferiores a corromperse también.

El problema es grave, según dijo Marcos Handal, y además no se vislumbra una solución mientras el Gobierno del Estado no lleve a cabo una verdadera limpia en los penales de la entidad.

"Mientras vivamos en un ambiente de extrema corrupción, no vamos a poder resolver los problemas que tenemos en el ámbito de la inseguridad, con ninguna cantidad de policías o con ninguna cantidad de custodios", señaló el presidente de la Fedeco.

"Lo que se requiere es que también las cabezas de los centros penitenciarios sean gente con honestidad probada, gente que tenga muy clara su misión y que sepan del tema; lo que ocurre es que, por más custodios que tengamos en los penales, finalmente tienen que ceder a los requerimientos de los jefes, que a veces no son muy honestos", agregó.

Por otra parte, señaló que otro problema es que la población de los penales continúa mezclada entre delincuentes con delitos federales y delincuentes con delitos comunes, lo que continúa ocasionando un alto grado de peligrosidad en las cárceles de la entidad.

"Cuando tú estás mezclando gente de los grupos de la delincuencia mayor, con gente de delincuencia común, entonces sale una contaminación todavía mayor y la corrupción no hace efectivo ningún esfuerzo que hace el Gobierno".

Marcos Handal señaló que, si bien es cierto el número de celadores que se requieren, también es importante prestar atención en la capacitación con la que cuenten y las prestaciones que se les otorguen para evitar que se corrompan.

REYNALDO OCHOA