14 de septiembre de 2013 / 01:36 a.m.

Monterrey.- • Las lluvias provocadas por la depresión tropical "Ingrid" deben tocar a Nuevo León el sábado por la noche, aunque el rumbo errático que lleva hace imposible calcular la fuerza con que llegará a la entidad, por lo que se deben extremar precauciones, recomendó el director de Protección Civil del Estado, Jorge Camacho Rincón.

Habrá que esperar, adelantó, porque una simple desviación puede cambiar sus efectos, al grado de que pase de largo sin dejarnos ni una gota de lluvia.

“Es muy importante mantenerse informado, porque si este fenómeno, que se ha comportado erráticamente en toda las situaciones, tiende a irse al sur, la lluvia puede desaparecer, pero si se desvía hacia el norte, puede llegar con más lluvia y por tanto, con más peligro”, especificó.

Por lo pronto, dijo Camacho Rincón, los cuerpos de rescate y de Protección Civil permanecen a la expectativa, a fin de intervenir en caso de alguna contingencia.

Recomendó estar al pendiente de los pronósticos meteorológicos para conocer la trayectoria de Ingrid, y prepararse para una lluvia fuerte, que llegaría el domingo y lunes.

Aclaró que hay que evitar los arroyos y ríos, que aunque no lleven agua, suelen ser peligrosos cuando llueve.

“Lo que es real, es que aún la lluvia puntual nos debe mantener bien informados, y evitando las corrientes de agua, como ríos y arroyos, que aún secos representan peligro”.

Toda lluvia es un riesgo, recordó el director de Protección Civil, por lo que es recomendable no confiarse ni lo más mínimo.

"El pronóstico hasta este momento nos hace ver que desde el mismo día del domingo van a estar presentándose ya las precipitaciones de forma generalizada, pero habrá que esperar hasta el final para saber si llega".

Sobre las características de Ingrid, Camacho Rincón aclaró que no hay dos fenómenos meteorológicos iguales.

“Cada fenómeno es muy particular, no es correcto, técnicamente, ni en sentido de información, categorizar a un evento comparado a otro, hasta que no haya pasado y tengamos los valores reales”, aseveró.

Por lo pronto, los cuerpos de rescate se mantienen en alerta, con la ventaja de que es fin de semana, lo que implica que no habrá escuela y la mayor parte de los regiomontanos no trabajan ni domingo ni lunes, por ser asueto.

Esto significa que mucha gente no tiene necesidad de salir de casa, y se pueden mantener en la seguridad del hogar, si acaso la lluvia llega fuerte.

Francisco Zúñiga