NOTIMEX
26 de noviembre de 2013 / 03:01 p.m.

México.- Zainab Salbi, fundadora de Women for Women International, exhortó a las mujeres y hombres víctimas del crimen organizado a hablar y a denunciar, pero también a perdonar para evitar que la violencia y el odio se extiendan más.

Esta mujer de origen iraquí, que de niña llamaba "tío" a Saddam Hussein, ya que su padre era su piloto personal, logró huir a Estados Unidos, donde en la década de 1990 comenzó su labor a favor de la población femenina.

En el marco del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, confesó que tenía miedo de reconocer que vivió de los privilegios del régimen de Hussein, aunque recordó que en su estancia en Irak sufrió vejaciones.

En entrevista con Notimex, la activista, cuya organización ha rescatado a casi 350 mil mujeres en zona de guerra, señaló que tuvo que pasar más de una década para que se atreviera a hablar de ella.

En la actualidad, esta mujer de 43 años va por el mundo compartiendo un mensaje de reconciliación en zonas de conflicto.

"Lo primero que debemos saber que lo que sea que es, no estás sola. Cuando entiendo que no estoy sola con estas vulnerabilidades, eso me ayuda a darle la mano a los demás, aunque esté temblando de miedo. Si yo comienzo a cantar, la otra canta también y la voz se hace más grande, pero hay que comenzar por el yo", explicó.

En un viaje a México, invitada por el movimiento internacional "I am Here" y su fundadora Bárbara Arredondo, Zainab compartió el difícil camino de apropiarse de su historia.

Con una amplia sonrisa y mirada profunda, señaló que sus mayores maestras fueron las mujeres atrapadas en momentos de guerra o que habían sido víctimas de la trata en India o Bosnia.

"Aprendí que muchas veces, cuando estás envuelta en esa oscuridad, crees que no hay salida, y se requiere de una sola persona que diga basta y esa mujer que reacciona es como un efecto mariposa. Mi mensaje a esos hombres y mujeres, sería eres tú quien está atrapado. Hay que hablar porque sí es posible el cambio".

Salbi, quien además ha escrito los libros "Between Two Worlds; Escape from Tyranny Growing Up in the Shadow of Saddam" y "The Other Side of War: Women's Stories of Survival and Hope"; admite que el riesgo de hablar puede ser la muerte.

"Todos estamos ante ese riesgo y puede ser que al hablar mueras, pero hay que tener claro que al no hablar, nos quedamos encerrados en esa oscuridad y estamos huyendo", es morir de la peor forma, confesó.

En 1993, el presidente Bill Clinton la distinguió con el "Harpers Bazaar's 21st Century Heroines" por su trabajo en Bosnia y Herzegovina, por sus acciones y determinación en hacer una diferencia.

En 2011 fue nombrada una de las "Top 100 Women: Activists and Campaigners" y destacada como una "Female Faith Heroine" por la Fundación Tony Blair.

Además fue nombrada por Newsweek como una de las "100 Extraordinary Women who Shake the World" e identificada por "Economist Intelligence Unit" como una de las mujeres que más inspira al mundo.