24 de marzo de 2013 / 02:58 a.m.

Critica líder del PRI estatal, Sergio Alanís Marroquín, que la alcaldesa de Monterrey haya restado importancia a una posible red de corrupción entre sus funcionarios.

 

Monterrey.- • El PRI estatal consideró que la alcaldesa Margarita Arellanes tomó muy a la ligera la denuncia de una posible red de corrupción entre sus funcionarios y exigió que se investigue a fondo el caso de la retención de cheques de proveedores, porque el problema puede ser grave.

Sergio Alanís Marroquín, dirigente del PRI en la entidad, hizo el señalamiento luego de la guardia de honor que se rindió a Luis Donaldo Colosio, en el monumento en su memoria, que se ubica en la calle que lleva su nombre, en el municipio de Monterrey.

Ahí, el líder del partido tricolor mencionó que el secretario de Administración, Mauricio Serrano Cortés, debe ser investigado, junto con todos los involucrados.

Insistió en que es un tema delicado y no debe pasar desapercibido; si bien, no se puede asegurar que haya corrupción, tampoco se puede negar “así de botepronto” y, por eso, es obligada una investigación a fondo.

“Yo creo que no es un problema sencillo, trivial, que deba pasar desapercibido, por lo que hacemos un llamado enérgico en el sentido de que, antes de exonerar la alcaldesa a su subalterno, como superior jerárquica, tiene la obligación, a través de las facultades que le otorga la Ley Orgánica Municipal, de investigar para que llegue al fondo del asunto.

Hace unos días, el coordinador de los regidores priistas en el Cabildo de Monterrey, Eugenio Montiel Amoroso, entregó un escrito en la oficina de la alcaldesa, donde pide que la Contraloría investigue al secretario de Administración, Mauricio Serrano Cortés, por las evidencias que señalan que hay retención de cheques a proveedores.

Advirtió, en esa ocasión, que podría haber una usurpación de las funciones, que en todo caso tiene la Tesorería Municipal, que es la única que debe entregar cheques y pagos.

Al respecto, Alanís Marroquín se pronunció por investigar a fondo y criticó que la alcaldesa haya exonerado al funcionario tan a la ligera.

“La declaración debe darse después de una investigación, fue muy a botepronto, tratando de minimizar las formas, de darle carpetazo”, concluyó.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL