12 de agosto de 2013 / 07:52 p.m.

 

México • A ocho días del asesinato del ambientalista, Noé Vázquez Ortiz, el Colectivo Defensa Verde Naturaleza para Siempre (DVNS) exigió a las autoridades que se esclarezca el homicidio del activista, y atiendan las amenazas e intimidaciones que ha recibido por sus acciones de lucha en contra de la instalación del proyecto hidroeléctrico El Naranjal en siete municipios de Veracruz.

"Consideramos que tener un proceso de justicia transparente y cuidadoso en el caso de la muerte de Noé favorecerá para nosotros el poder continuar nuestra digna lucha en un contexto de menor vulnerabilidad, porque vivimos un clima palpable de inseguridad. Los integrantes del colectivo vivimos una situación de mayor desampara, por lo que resulta necesario tomar medidas de seguridad provenientes del gobierno estatal y federal".

En conferencia de prensa, Ricardo Jiménez, representante del Colectivo, expresó que los habitantes de Amatlán de los Reyes, Veracruz viven con temor e incertidumbre tras el asesinato del compañero Noé, ocurrido el día del Décimo Encuentro del Movimiento Mexicano de Afectadas y Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER).

De acuerdo al Colectivo Social, desde 2009 la empresa privada Agroetanol de Veracruz SRL de CV, promueve el proyecto de la presa hidroeléctrica, con el fin de producir energía eléctrica, la cual afectaría a más de 30 mil habitantes de origen náhuatl, de las localidades de Amatlán de los Reyes, Fortín de las Flores, Naranjal, Cuichapa, Omealca, Ixtaczoquitlán y Yanga, en Veracruz.

Entre las demandas piden la investigación a fondo del asesinato del artesano y pintor, Noé; la cancelación definitiva del proyecto, debido a los altos costos ambientales que generan en un territorio indígena; sancionar las prácticas de ocultamiento de información, coerción para la venta de tierras y el derecho de consulta la población campesina.

NORMA PONCE