25 de agosto de 2013 / 08:40 p.m.

Guerrero • Habitantes de la cabecera municipal de Olinalá marcharon junto a vecinos de Huamuxtitlán y Temalacatzingo para exigir la liberación de la coordinadora de la Policía Ciudadana en dicha demarcación, Nestora Salgado García.

Los vecinos también anunciaron movilizaciones para demandar la salida del Ejército Mexicano y la Marina.

La movilización inició en la oficina que la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) tiene en Olinalá, en donde desde las 08:00 de la mañana se comenzaron a solicitar firmas de apoyo a la demanda de liberar a Salgado García y al menos 30 policías comunitarios más.

Horas antes de la marcha, en varios puntos de la ciudad se realizaron patrullajes conjuntos de unidades de la Marina Armada y la policía del estado, en tanto que el Ejército instaló retenes en las tres principales entradas de la ciudad.

Desde las diez de la mañana comenzaron a reunirse los habitantes de la cabecera municipal que simpatizan con el movimiento que Nestora Salgado impulsó desde el 27 de octubre del 2012, cuando se registró un movimiento de autodefensa que expulsó a una célula del crimen organizado.

Durante dos horas esperaron la llegada de sus compañeros de Temalacatzingo y Olinalá; sin embargo, las unidades en que se trasladaban encontraron cerrado el acceso por los soldados.

Cuando encumbraron sobre la avenida Ignacio Comonfort fueron recibidos con ovaciones de los habitantes de la cabecera, que de inmediato distribuyeron mantas y pancartas reclamando la liberación de su dirigente.

“¡Nestora Salgado el pueblo está a tu lado!”, fue la consigna principal de la movilización.

En algunas pancartas se planteaba una disyuntiva para los habitantes del municipio: “Tú eliges: un comunitario para cuidarte o un sicario para matarte”.

La columna logró incorporar a casi un millar de personas, mismas que durante su trayecto hacia la plaza central manifestaron su determinación de que pese a la detención de la coordinadora Salgado, el grupo de la Policía Ciudadana seguirá en Olinalá, ya que a partir de su constitución los índices de violencia bajaron en la zona.

El contingente pasó cerca del domicilio de Armando Patrón Jiménez, sindico procurador al que calificaron como "roba vacas", en tanto que al presidente municipal Eusebio González Rodríguez le reprocharon el proceder con saña en contra de una mujer.

Antes de iniciar, los organizadores de la movilización advirtieron sobre los patrullajes de la policía y la Marina, además del acecho de grupos afines a la presidencia municipal que podrían provocar alguna confrontación.

"Vamos a una marcha pacífica, no caigamos en la provocación; si les gritan algunas malas palabras ustedes no hagan caso", fue la arenga de los promotores.

En el mitin, Cristóbal Rendón, dirigente de la PC de Huamuxtitlán señaló que las detenciones contra los operadores de la CRAC lejos de generar temor ha propiciado que los grupos creados en Ayutla, Tixtla, Olinalá, Temalacatzingo y Huamuxtitlán cierren filas y se generen nuevos liderazgos.

Miguel Vitrago Reyes, otro de los coordinadores sostuvo que hasta el momento la milicia solamente ha servido para atemorizar a la población, lo que se confirma cuando se desata una cacería contra los coordinadores de las policías comunitarias.

"Si Nestora no hubiera encabezado ese movimiento del 27 de octubre contra la delincuencia, seguramente estaríamos pisoteados por los grupos criminales, por eso no es válido que se persiga a nuestros coordinadores".

Bajo esa circunstancia, se sumó al planteamiento de quienes piden la que la Marina y el Ejército abandonen el municipio de Olinalá.

ROGELIO AGUSTÍN/CORRESPONSAL