Luis García
26 de junio de 2013 / 01:18 a.m.

 

Monterrey.-   • Al considerar que su permanencia en el cargo es insostenible por la opacidad mostrada, organismos intermedios exigieron la renuncia de Luis Daniel López a la presidencia de la Comisión Estatal Electoral.

Tras advertir que el hecho de no abrir la auditoría realizada por el despacho Pricewaterhouse Coopers daña la credibilidad del organismo ciudadano, Ángel Quintanilla, presidente de Vertebra, planteó la necesidad de un relevo para no empañar más la imagen del árbitro electoral.

“Nadie que se niegue a respetar el uso de la transparencia merece estar en un cargo público, si él se sigue negando por razones personales y no por razones de seguridad o de reserva, que no ha justificado hasta ahora, debería dejar el cargo… si no pueden, renuncien”, reclamó.

?¿Ustedes lo plantearían?

“Sí, claro, esperemos que a partir de ahora con esta presión se abra los casos al público y esto quede como una anécdota… en este caso sí (es insostenible el cargo), si sigue insistiendo en que no quiere mostrar cosas al público, tendrá que irse”, refirió.

Quintanilla sostuvo que la petición de transparencia de los organismos intermedios no es privativa hacia los gobiernos municipales y del Estado, y no descartó que la negativa a revelar la auditoría al 100 por ciento sea una estrategia para ocultar anomalías serias en el funcionamiento y gasto del instituto electoral.

Dijo que la resistencia desata mayores sospechas en el sentido de que lo ocultado podría acarrear sanciones de tipo penal para los responsables.

“La primera preocupación es en el sentido de la transparencia, un instituto como la Comisión Estatal Electoral, que tiene características ciudadanas, debería mostrar el ejemplo de rendición de cuentas por encima de cualquier otro de sus elementos.

“Nos preocupa mucho, porque si bien no estamos en año electoral, sería terrible que el instituto que va a validar las elecciones se niegue a presentar datos claros y rendición de cuentas claras, pone en entredicho la credibilidad del instituto”.

Por su parte, el presidente del Consejo Cívico de las Instituciones, Manuel Zavala, fijó su postura mediante un comunicado de prensa, en el que reclamó la actitud mostrada por el presidente de la CEE y cuestionó los motivos detrás de la opacidad del organismo electoral.

"Como sociedad civil nos preocupa que ni siquiera tenemos manera de conocer verdaderamente lo que está pasando. El tema es que los que nos representan para organizar y vigilar la elección de nuestros gobernantes no nos pueden asegurar la rectitud de su proceder, entonces cómo podemos estar tranquilos de que las elecciones son transparentes", señalaba el documento.

Milenio Monterrey dio a conocer que la Comisión Estatal Electoral iniciará una investigación de las anomalías detectadas en la auditoría 2012 y sancionará con despidos y multas a los responsables de estas irregularidades.