24 de marzo de 2014 / 12:13 a.m.

México.- El vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja, exigió prohibir la aplicación de técnicas como el fracking, para la explotación del gas shale, pues señaló que "representa un crimen al medio ambiente, al utilizar inmensas cantidades de agua potable".

En un comunicado, el diputado federal de izquierda advirtió lo anterior ante las recientes declaraciones de especialistas que han encontrado una posible relación entre la implementación del fracking en algunas regiones del norte del país y el incremento de la actividad sísmica en estados como Nuevo León.

"Desde las discusiones en torno a la reforma energética expresamos los riesgos que implica la técnica de fractura hidráulica, mejor conocida como ´fracking´, tanto en el medio ambiente como en el bienestar de las personas y la depredación social y ecológica que ocasiona", señaló.

Agregó que se publicó un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León que da la pauta para que se comiencen a ser más notorios los impactos negativos que ya se están presentando en nuestro país”.

“Lo que está ocurriendo a raíz de la extracción de gas en la Cuenca de Burgos, puede expandirse a lo largo del país si no ponemos un freno a la implementación del fracking, sobre todo en el contexto de la próxima aprobación de la legislación secundaria en materia energética”, dijo.

Abundó que en dicha legislación se debe precisar este tipo de prácticas de explotación, porque como este caso podría representar la gran oportunidad para establecer su prohibición total en México como acontece en Francia y Bélgica.

El secretario de la Comisión de Energía de San Lázaro indicó que existen estudios que revelan que, al menos, 19 derechos humanos serían violados de manera directa o indirecta por medio de la implementación del fracking.

Informó que se analizan posibles alternativas para buscar su prohibición para que no se permita ni antes, durante y después del proceso que conlleva el fracking.

Además de violentar diversos derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales, también pueden afectar a otras poblaciones e incluso a otras generaciones.

"Al permitir que esta técnica se implemente en nuestro país se estarían avalando afectaciones de magnitudes monstruosas", aseguró.

Finamente, resaltó su preocupación por las declaraciones del gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, en el sentido de que ahora se explotan mil 500 kilómetros cuadrados para dar paso a la extracción del gas shale en los municipios de Guerrero, Hidalgo, Villa Unión, Allende, Nava y una parte de Piedras Negras.

Dijo que es alarmante porque "aún no se establecen los lineamientos que regularán las modificaciones aprobadas para el sector energético en el país y ya están haciendo cuantiosas proyecciones y posibles negocios en relación con el fracking".

NOTIMEX