15 de agosto de 2013 / 12:14 p.m.

San Pedro Garza García y Monterrey • Después de la cancelación del proyecto del edificio de Seguridad Poniente, diputados locales pidieron al alcalde de San Pedro Garza García, Ugo Ruiz Cortés, buscar otras alternativas para no descuidar la seguridad en el municipio, mientras que Mauricio Fernández Garza, antecesor del munícipe, ha manifestado la esperanza de que Ruiz Cortés encuentre una solución para poner de nuevo en marcha el proyecto.

"Estoy realmente preocupado, espero que le encuentre alguna cuadratura para que lo vuelvan a reanimar", expuso Fernández Garza.

Su preocupación recae en que la pérdida de continuidad del proyecto de blindaje en San Pedro, pues el proyecto de la zona poniente permitiría frenar la ola de criminalidad que se da en la frontera con Santa Catarina, específicamente.

La opinión de Fernández Garza es que San Pedro sí necesita de los nuevos cuarteles en Valle Oriente y al poniente del municipio.

"Donde se cometen más delitos es en las fronteras con Santa Catarina y Monterrey, entonces mi propuesta de estos dos lugares -ya con los terrenos, los proyectos ya licitados y concursados- era para tener mayor presencia y cercanía policiaca", explicó el ex alcalde.

Al respecto, sea para obtener los recursos necesarios o pensar en la renta de un inmueble, los legisladores Luis David Ortiz Salinas, del PAN, y Francisco Cienfuegos Martínez, del PRI, coincidieron en que Ruiz Cortés debe pensar en opciones para llevar a cabo el plan.

Ortiz Salinas, vicepresidente de la Comisión de Justicia y Seguridad del Congreso local, señaló que se podría pensar en otras alternativas, como la renta de un inmueble para sustituir el proyecto de construcción de un edificio de seguridad.

"No tengo la información de qué recursos esperaban obtener, quizá estaban esperanzados en un recurso federal, pero creo que la seguridad debe ser prioritaria, no sólo en San Pedro sino en todo el estado, en particular en San Pedro porque tiene el acecho por el nivel socioeconómico de quienes viven ahí".

"Si no hubo recursos, tampoco puedes tener los carros de policía parados en un terreno baldío por seguridad; ojalá que presenten alternativas, si no para construirlo, al menos para rentar algún lugar donde puedan por lo pronto desempeñarse", dijo.

Cienfuegos Martínez, presidente de la misma comisión, exhortó a Ruiz Cortés a pensar en un programa de reordenamiento de sus finanzas para obtener los recursos y concluir la obra.

"La seguridad es una prioridad, no tengo las cifras de las finanzas del municipio de San Pedro, pero recomendaría hacer un reordenamiento en sus finanzas públicas, para atender esta solicitud.

"Mientras tanto, tiene que continuar con la estrategia de seguridad implementada y comandada por el gobernador del Estado. Lo importante es que el actual alcalde tenga una estrategia definida y que esté haciendo lo posible por cumplirla", opinó.

Este edificio inteligente de seguridad pública fue un proyecto que nació bajo la administración de Fernández Garza. Requeriría de unos 50 millones de pesos, que serían financiados a través del esquema de Asociación Pública-Privada (APP).

Sin embargo, el plan no encontró forma en el presupuesto de Ruiz Cortés para este año. Según la versión del alcalde, de realizarse el megacuartel, o se endeudaba al municipio, o se haría con menores dimensiones a lo proyectado.

Aunque se iniciaron los trabajos en el predio de Díaz Ordaz que pertenecieron a la empresa Akra, sólo evidenciaba un avance de 4 por ciento. Por ahora, ese espacio funcionará como un estacionamiento para la administración municipal.

Aunque Ruiz Cortés confía en que esto sea retomado el próximo año, Fernández Garza recordó que el proyecto de "blindar San Pedro" corresponde "no a uno sino a varios alcaldes", y no dudó en "echarle porras" a su sucesor para garantizar su conclusión conforme a lo planeado.

"Le echo todas las porras al alcalde para que pueda destrabar los proyectos", expresó.

GUSTAVO MENDOZA Y REYNALDO OCHOA