1 de febrero de 2013 / 01:57 p.m.

La explosión en el edificio B2 del Centro Administrativo de Pemex, ocurrida a las 3 de la tarde con 45 minutos, dejó un saldo de 25 muertos, 101 heridos, 46 de éstos aún hospitalizados, y un número indeterminado de personas atrapadas en el sótano.

Unas tres horas después del suceso, arribó al lugar el presidente Enrique Peña, en donde ya coordinaban las labores de rescate los secretarios de Gobernación y Energía, Miguel Osorio Chong y Pedro Joaquín Coldwell, respectivamente, así como el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.

El Presidente pidió no especular sobre las causas del suceso, mientras que el secretario de Gobernación, responsable de coordinar la emergencia, aseguró que “se siguen todas las líneas” de investigación del suceso.

Ante la pregunta expresa sobre si se descarta la posibilidad de que se haya tratado de un atentado y si se encontró rastro de algún explosivo, Osorio Chong señaló: “"De ninguna manera habré de dar ningún dato preliminar sino hasta en cuanto se tenga algo definitivo para darlo a conocer”".

Refirió que se están utilizando todos los recursos de las autoridades para investigar y conocer las causas del siniestro, por lo que se esperará hasta conocer los resultados de los peritajes y se darán a conocer en su momento con total transparencia.

Ante la insistencia, el titular de Gobernación expresó: "“Sería una gran irresponsabilidad, sin los elementos completos, suficientes, dar a conocer cualquier información que no conocemos, en su oportunidad en las próximas horas por supuesto daremos a conocer el informe respectivo”", dijo para después dar por concluida la conferencia de prensa que ofreció en la explanada trasera de la torre de Pemex, ubicada en la puerta 15 del complejo.

A su salida, en una breve entrevista, el presidente Peña pidió que no se especule con los orígenes de la explosión en tanto no se tengan los peritajes suficientes, garantizó que las investigaciones se realizarán a fondo y de haberlos, se castigará a los responsables.

Al respecto, el secretario Osorio Chong afirmó que ""la investigación debe arrojar datos precisos, confiables y contundentes para conocer el origen y las causas del siniestro"”.

El Presidente realizó un breve recorrido frente al edificio afectado por la explosión, observando solo la parte exterior del inmueble donde continuaban los trabajos de remoción de escombros; en las oficinas de Pemex sostuvo una reunión privada con el secretario de Gobernación y el subsecretario Manuel Mondragón, así como el titular de la Secretaría de Energía, Pedro Joaquín Coldwell y sus asesores Aurelio Nuño y Frank Guzmán, donde recibió el reporte correspondiente.

A las 8 de la noche con 20 minutos, el Presidente salió del Centro Administrativo para visitar el hospital de Pemex de Azcapotzalco, donde fueron atendidas algunas de las personas que resultaron heridas a causa del incidente.

El presidente Peña entró por una puerta lateral al hospital 15 minutos después de las 10 de la noche, donde permaneció durante aproximadamente media hora. Después explicó que por la hora y por respeto a los familiares y los heridos, visitaría hasta hoy el resto de los hospitales donde permanecen los lesionados a causa del hecho.

Después de la salida del presidente Peña del Centro Administrativo, se informó que el secretario Osorio Chong ofrecería una conferencia de prensa en la noche. Los representantes de los medios de comunicación ya se dirigían al piso 14 de la torre principal donde se daría el corte oficial a cargo del titular de Gobernación, cuando de pronto se encontraron con que los elementos de los cuerpos de rescate y la Policía Federal salían apresuradamente del sitio.

Y es que a las 10 de la noche con 20 minutos una de las estructuras del edificio colapsó, lo que provocó la salida apresurada de quienes se encontraban en el lugar. Después de ellos, el personal de Protección Civil y rescatistas de la Cruz Roja evacuaron a quienes se encontraban en el lugar y ampliaron el cerco de la zona siniestrada.

“"La estructura que estaba dañada, una parte, terminó por caerse, no hubo ningún incidente, simplemente la alerta y mucha gente trabajando allá abajo y entonces pues eso genera un poco de ruido, pero eso fue lo que sucedió"”, explicaría minutos después Osorio Chong.

Por ello, se adecuó el sitio donde finalmente el gabinete de seguridad ofreció la información oficial disponible en la explanada, incluidos los secretarios de la Defensa, la Marina y Energía, Salvador Cienfuegos, Vidal Soberón y Joaquín Coldwell, respectivamente, así como el subsecretario Mondragón y el procurador Murillo Karam.

Posteriormente, el jefe de Gobierno capitalino informó que los elementos de seguridad de las corporaciones federales y del Distrito Federal que apoyan en las labores de rescate y resguardo del perímetro, suman cinco mil, mientras que en el sitio siniestrado trabajan 500.

Unos 100 elementos del Ejército mexicano aplicaron el Plan DNIII-E en la zona del siniestro. También arribaron elementos de la Marina y la Policía Federal y peritos de la Procuraduría General de la República.

Pemex descartó cualquier versión adelantada sobre las causas de lo que denominó "“incidente"” pues, informó, la investigación está a cargo de peritos de la Procuraduría General de la República, "“por lo que cualquier versión al respecto es infundada”".

Asimismo, se informó que el área jurídica de la empresa presentó las denuncias correspondientes ante el Ministerio Público.

El secretario de Gobernación dijo que la prioridad es atender a las víctimas y "“remover hasta el último escombro con el propósito de cerciorarnos de que no haya alguna persona atrapada"”, aunque dijo que no contaban con información que permita precisar si todavía hay personas en esa condición.

Osorio Chong explicó que a la hora de la explosión faltaban 15 minutos para que los trabajadores terminaran sus labores y precisamente en ese sitio se realiza el registro de su salida, por ello la concentración de personas en ese espacio "“era considerable”" y "“la instrucción es seguir hasta el último momento en la búsqueda de más personas”".

Afuera de las instalaciones de Pemex se dieron cita familiares de trabajadores de la paraestatal que desconocían su paradero, quienes dijeron que no tenían información sobre Beatriz Castro González, José Reyes Cortés, Irma Segura González, Graciela González Córdova y Raymundo Dávila Rosales.

Luego de expresar el dolor del gobierno federal por la pérdida de vidas y la solidaridad con los deudos, Osorio Chong informó que la secretaria de Salud, Mercedes Juan, verificará la atención médica a los heridos y que instruyó a convocar a expertos nacionales e internacionales para coadyuvar en las investigaciones.

En el transcurso de la tarde la cifra de personas que perdieron la vida y resultaron lesionadas fue variando. El subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación, Eduardo Sánchez, informó a las 7 de la noche del fallecimiento de 14 personas y 80 heridos, además de calcular que 30 personas permanecían atrapadas en el sótano donde se registró la explosión.

Casi una hora después, Sánchez habló de un aumento en el número de heridos a 100 y rectificó: "“El dato de personas atrapadas que di hace rato es incorrecto. No tenemos la certeza de que haya alguna persona atrapada. Están las brigadas de rescate avanzando en la zona de los escombros para garantizar que no haya personas lesionadas. Sin embargo, el dato que di hace rato es incorrecto"”.

“"Yo estimo que esta información se da porque en la confusión que hay"” se "“generan informaciones que, finalmente, como fue en este caso, no es correcta"”, dijo el subsecretario de Gobernación.

Los trabajadores de todo el Centro Administrativo de Pemex —ubicado en la colonia Nueva Anzures— e incluso de los edificios ubicados en Polanco y zonas aledañas, recibieron la instrucción de no asistir a trabajar este viernes y debido a que el próximo lunes es día feriado, regresarán a sus labores hasta el próximo martes.

La versión oficial ofrecida casi siete horas después del hecho por el secretario de Gobernación es que alredor de las 3 de la tarde con 40 minutos, ocurrió una explosión en el anexo B2 del Centro Administrativo de Pemex que afectó la planta baja, el sótano y el mezzanine.

"“Pido además, y lo ha solicitado el señor Presidente, no especular al respecto, esperaremos con toda responsabilidad el resultado que arroje el peritaje correspondiente y lo daremos a conocer”", dijo Osorio Chong, quien explicó que diariamente ingresan al Centro Administrativo de Pemex más de 10 mil personas. (Con información de: Lorena López, Ana Cecilia Méndez, Marco Coronel, Miriam Castillo, Mariana Otero, Silvia Arellano y José Antonio Belmont).CLAVESSUICIDIOEl 7 de octubre de 2004 se suicidó un funcionario de la petrolera que trabajaba en un edificio que se ubica frente a la torre de Pemex.

Según compañeros de trabajo y allegados, Carlos Fernando Márquez Padilla, coordinador de asesores del director corporativo de administración de Pemex, discutía por teléfono antes de aventarse por la ventana.

De 2000 a 2010, casi 3 mil incendios se registraron en diversas instalaciones de la paraestatal a causa de tomas clandestinas, mantenimiento y fugas de gas.

TESTIMONIOSManuel ParraParamédicoManuel arribó a la calle Bahía de San Hipólito en punto de las 5:00 horas. Acompañado por un grupo de ocho rescatistas y dos perros ingresó al edificio.

"“Rescaté a cuatro. Pude ver entre los escombros a más de 15 personas atrapadas. Existe mucho caos aún”", narró.

Este integrante del cuerpo de rescate, perteneciente a una empresa privada, pudo percatarse de los daños al interior del inmueble: ""Existen incluso paredes colapsadas. En el lugar hay gente del ERUM trabajando; debajo de los muros aún quedó mucha, mucha gente”".

RaymundoHijo y hermanoRaymundo arribó a las inmediaciones de la torre de Pemex con el rostro desencajado. Detrás de él corrían dos señoras: buscaban a su madre y a su hermano.

"“Ambos trabajan aquí. Ambos están atrapados. No sabemos nada aún"”, gritaban desesperados.

Estas dos personas continuaban desaparecidas hasta el cierre de la edición.

Las autoridades de Protección Civil y rescatistas no las registraron en ninguna de las listas de hospitales.

Raymundo ingresó al inmueble para poder identificarlos entre las personas fallecidas.

DesconocidaHijaDos jóvenes no soltaban sus celulares. "“Tuitéale a Mancera"”, decía una chica de 30 años. “"No, mejor a Protección Civil”", le contestaba un joven de la misma edad. Ambos estaban sentados en la banqueta. Ella ya no pudo más y rompió en llanto: “"Mi madre trabaja en esta torre. Se llama Beatriz Castro González. Estuvimos esperándola y nunca salió. Se encontraba checando su salida y no sabemos nada de ella”". No figuraba en las listas de hospitalizados y a través de Twitter comenzaron su búsqueda. Sin embargo, luego de cuatro horas de espera Protección Civil les pidió que se fueran a otro lugar.

DesconocidoEmpleado de PemexAlrededor de las 22:00 horas, personal de la policía capitalina volvió a acordonar la esquina de Marina Nacional y Bahía de San Hipólito. Entre el tumulto, un hombre con uniforme de Pemex, casco rojo y cubre bocas, salió lesionado y en estado de shock.

"“Quiero irme a mi casa”", fue lo único que pudo decir.

Otra persona indicó: "“Se acaba de caer una pared, se ladeó una estructura"”.

El hombre herido nunca fue trasladado en alguna ambulancia.

Entre los familiares lograron sacarlo y subirlo a un taxi. Se marcharon rápidamente.

Jedhna ÁvalosEmpleada externa de PemexJedhna cuenta que eran aproximadamente las 15:45 de la tarde cuando regresaba de comer y caminaba por la calle de Bahía de Banderas, al pasar por un salón de fiestas, cuya fachada es de cristales, sintió como “retumbaba” y se escuchó una explosión “entunelada”.

Jedhna asegura que los primeros en actuar fueron los bomberos de Pemex ya que ahí mismo hay una estación cuya entrada se encuentran en la calle de Bahía del Espíritu Santo.

“"Todos comenzaron a perder el control, los heridos salían por la puerta de Bahía de las Banderas."”

— REDACCIÓN