2 de agosto de 2013 / 02:43 a.m.

 

Guerrero • La noche del miércoles 31 de julio, grupos de pistoleros expulsaron a más de 400 personas de comunidades pertenecientes a varios municipios de la sierra, mismas que se refugiaron en la cabecera de Tlacotepec y esperan que haya condiciones para regresar.

La mañana del jueves, personal de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal confirmó el desplazamiento de al menos 200 personas durante la tarde y noche del miércoles 31 de julio, las que denunciaron amenazas por parte de personas desconocidas que llegaron a sus pueblos a bordo de varias camionetas, todos con armas de diferentes calibres.

La tarde-noche del jueves, el alcalde de Tlacotepec, Mario Alberto Chávez Carbajal informó que tenía un registro de 424 personas desplazadas de varias localidades, todas habían buscado refugio en un campamento habilitado en las instalaciones del Comisariado de Bienes Comunales.

El primer edil explicó que personas llegaron procedentes de comunidades como El Órgano, Huautla, Rancho Nuevo, Tetela, El Caracol, Buenavista, El Cubo y San Agustín.

La mayoría de las comunidades mencionadas pertenecen a Tlacoptepec, pero también llegaron desplazados de San Miguel Totolapan y Apaxtla de Castrejón.

Indicó que son 424 las personas contabilizadas hasta la noche del jueves, pero dijo tener conocimiento de que había más en camino.

Las instalaciones de los bienes comunales tienen la capacidad para recibir hasta 2 mil personas, pero el alcalde señaló que se espera que las cosas no lleguen a ese nivel.

Reconoció que desde que se supo del problema, el subsecretario de Protección Civil, Constantino González Vargas ordenó el envío de cobertores, colchonetas y lo necesario para hacer llevadera la estancia de los desplazados en el lugar.

También dijo que acudió a la cabecera municipal el secretario general de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo y el procurador de Justicia Iñaky Blanco Cabrera, quienes le ofrecieron todo su respaldo.

Manifestó que la cabecera municipal está resguardada por su policía municipal y la del estado, que acudió bajo indicaciones de la SSP estatal.

Comentó que hasta la noche del jueves no llegaban a Tlacotepec elementos del Ejercito Nacional, sin embargo dijo que lo deseable era que se trasladaran hasta las comunidades que registraron la irrupción de gente armada.

Precisó que los agresores son gente de fuera, que están armados y que su actitud es hostil contra la población, por eso es que varios cientos decidieron dejar sus pueblos y buscar la protección de las autoridades en la cabecera de Tlacopetec.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN