10 de marzo de 2013 / 05:42 a.m.

Tigres extendió su territorio miles de kilómetros más, al coronar con un triunfo de 2-1 la Invasión Tigre, en el Estadio Alfonso Lastras que se convirtió anoche en una sucursal del Volcán.

Más de 22 mil hinchas felinos viajaron los 351.9 kilómetros que reporta Google de distancia entre Monterrey y San Luis Potosí para vivir una fiesta, que finalizó con tres puntos más en la cuentay que el equipo de Ricardo Ferretti pudiera posesionarse cada vez mas del Superliderato del Clausura 2013.

"Hoy es histórico, es impresionante, muy bonito todo hoy"' expresó Luis García, anotador del gol del triunfo felino, "no tenemos nada más que palabras de agradecimiento porque siempre nos han ayudado (la afición) en los momentos malos, como el torneo pasado, como en los buenos como ahora".

El capitán Lucas Lobos inició el festín apenas al minuto 12 con un golazo de "tijerita" tras una gran recepción, para que "Uni-lastras" estallara por primera ocasión.

Alan Pulido, quien arrancó en sustitución del lesionado Damian Álvarez, envió un servicio desde la derecha al que Lucas pudo bajar con la pierna derecha, y aprovechando el bote alto de la pelota, la prendió de espalda al marco y dejando parado al arquero potosino Óscar Perez.

Heridos en su orgullo los Reales se fueron con todo al frente y encontraron premio a su esfuerzo al 25', cuando en cobro de tiro de esquina, Yasser Corona encontró una pelota perdida en el centro del área chica, que quedó ahí tras rebotarle a Lobos, y solamente tuvo que empujar al arco para el empate.

Los felinos tomaron el control del encuentro a partir de ahí, y con sangre fría y su acostumbrado toca-toca se echaron a la bolsa el encuentro.

En el complemento llegó rápido el gol del triunfo felino. En cobro de tiro de esquina, el español Luis García rescató un envío que parecia se iba de largo tras botar en el centro del área, y con un remate similar al de Lobos, arrinconó el balón a poste cambiado del Conejo Pérez, marcando el 2-1 definitivo.

A partir de ahi los decibeles aumentaron en el inmueble potosino, que parecía poseído por el alma de El Volcán, al escucharse la misma escandalera y los mismos cánticos que en la casa de Tigres.

Alan Zamora allanó el terreno a los felinos, al hacerse expulsar al 73' luego de que pateó a José Francisco Torres.

Con un hombre más y el dominio territorial dentro y fuera del terreno de juego, los universitarios aprovecharon la desesperación del San Luis, quien sigue encariñado con el sótano general gracias a su raquítica cosecha de dos puntos, y buscaron contragolpes, que por poco le agregan un tanto más al marcador.

Sobre la hora Elias Hernández, quien ingresó como refresco los últimos 9 minutos, desperdició un mano a mano con el Conejo, y dos minutos después Israel Jiménez no pudo cuajar un chance similar.

Al 92' Lobos estrelló un fogonazo en el travesaño y, en el rebote, Carlos Salcido también pudo colocarse en posición de disparo, y volvió a pegarle al horizontal del arco de los Reales.

"Se pone la piel chinita al ver a esta gente que vino hasta acá, nos sentimos como en casa"' agregó Pulido.Tigres llegó a 24 puntos y ya superó lo hecho el torneo pasado, lo que los sigue colocando como los candidatos naturales al título.

Esta Invasión se convirtió en la más numerosa de la historia del equipo universitario y seguramente sentará precedentes para algunas más numerosas que vendrán a continuación.

Quedó claro que el territorio felino tiene un alcance mayor que el perímetro del Estadio Universitario.