8 de agosto de 2013 / 02:06 p.m.

Los restaurantes de Oaxaca decidieron blindarse debido a los embates del crimen organizado, informó el líder de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), Julio César Flores.

Explicó que han contratado desde elementos de seguridad privada hasta la instalación de videocámaras; también han reducido los gastos “onerosos” en sus establecimientos para evitar las extorsiones, robos y asaltos por parte de las diferentes bandas del crimen organizado.

Precisó que cinco de cada diez negocios de comida nacional e internacional, localizados en el primer cuadro de la ciudad, dentro del polígono del centro histórico y la zona norte, han sido víctimas de extorsiones o asaltos a mano armada.

También han detectado la presencia del robo hormiga en tiendas comerciales y domicilios.

""Nuestro sector, lejos de pensar en ganancias, está batallando por la supervivencia. Ello, debido a la falta de liquidez y reducción del poder de consumo de nuestros clientes. Pero la intimidación y el miedo a ser secuestrado o extorsionado por parte de las diferentes bandas del crimen organizado está generado que muchos negocios decidan cerrar"".

El líder de los empresarios agregó que en los restaurantes “especializados” se vive al margen, “a diferencia de las torterías y pizzerías”, que están encontrando un nuevo auge.

Asimismo, mencionó que en los últimos tres años cerraron sus puertas restaurantes de alto nivel, entre ellos Las caballerizas, El Vitral y Diente de León, entre otros.

Flores admitió que el sector restaurantero se encuentra deprimido, al menos en la capital del estado por las constantes marchas, tomas de calles y carreteras, por parte de diferentes organizaciones sociales y del magisterio.

En ese sentido, acusó una baja de 40 por ciento en sus ventas normales.

Recordó que el sector restaurantero depende del consumo de los burócratas, empleados, jubilados y el turismo que pueda llegar a la capital de la entidad.

— ÓSCAR RODRÍGUEZ Y REDACCIÓN