Jesús Hernández Téllez
21 de febrero de 2013 / 09:36 p.m.

Marco Fabián, delantero de Chivas, se fracturó un dedo de la mano izquierda en el juego ante Puebla y es duda para el encuentro de este domingo ante León.

El atacante del Rebaño dice que no está en su mejor momento, pero anticipó que si no llega a estar en plenitudes físicas, mejor optará por esperarse y no jugar ante la fiera.

“No sé, me siento a un 70 u 80 por ciento, voy a esperar de acá al domingo para ver cómo llego, lo que menos quiero es dejar de jugar, de entrenar, porque no quiero perder este ritmo que traigo, pero también voy a ser muy sincero con mi equipo, con mi entrenador y si no estoy al 100 por ciento, seré honesto y le voy a decir”.

El volante del chiverío afirmó que espera poder jugar este domingo, pues en el semestre pasado en el partido que se efectuó en Guanajuato no pudo terminar el partido, incluso se dislocó el hombro y se perdió un par de partidos.

“También tengo una espinita clavada porque en el partido pasado jugué unos minutos y me disloqué el hombro, y ahora claro que es especial, es un equipo que conozco bien, todos saben que nací ahí porque mi padre jugaba ahí, es muy especial para mí y quiero ganarles también”.

Sobre el momento que vive el Rebaño, Fabián de la Mora, externó que la confianza ha regresado a los pupilos de Benjamín Galindo y que se tiene que demostrar en la cancha el próximo domingo ante los Esmeraldas.

“No se han dado los resultados como quisiéramos, la confianza se ha ganado y se ha visto una mejoría muy grande, no hay que desesperarnos y no hay que perder más puntos”.