RUBÉN MOSSO
11 de septiembre de 2013 / 07:34 p.m.

Ciudad de México • El ex director de la Policía Nacional de Colombia, el general Óscar Naranjo, dijo que América Latina vive una "calamidad humanitaria" por los índices de violencia, la cual derivó de la falta de políticas públicas en seguridad.

Mencionó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) documentó en 2012 que 36 por ciento de las muertes violentas se registraron en Latinoamérica.

El asesor en materia de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto indicó que durante años los gobiernos de América Latina asumieron como una verdad que la pobreza explicaba la violencia, pero eso fue un gran error.

"¿Un gran error por qué? Porque de manera arbitraria lo primero que hicimos fue graduar a los pobres como delincuentes; delincuencia y pobreza estuvieron tan asociados que (a) los pobres (los) llegamos a estigmatizar por esa violencia".

Durante su participación en el Seminario sobre la Violencia en México, que se celebra en el Colegio de México, el general comentó que está comprobando que la violencia no es una expresión natural de la pobreza.

Mencionó que hoy en América Latina se habla de la mejor década de crecimiento económico; sin embargo, se preguntó por qué si se ha crecido económicamente y superado la pobreza hay altos índices de violencia. El general respondió a su cuestionamiento: porque "algo está fallando en la política pública".

Comentó que los gobiernos del continente cometieron el error de no asumir la seguridad en la política pública; la seguridad, agregó, apareció sólo como un instrumento y, en algunos casos, autoritario al servicio de los estados.

"En muy pocas veces la política pública apareció atada a la seguridad", expresó.

Óscar Naranjo detalló que antes los gobiernos de América entendían que sólo se debía garantizar la política de seguridad nacional, pero se descuidó a los ciudadanos.

Esta violencia, añadió, puede ser resultado de una política pública "distorsionada, distraída" por la no protección del ciudadano.