NOTIMEX
24 de octubre de 2013 / 09:26 p.m.

 

México.- La actriz Ana Bertha Lepe, quien fue la cuarta finalista en el concurso de Miss Universo en 1953, murió este jueves dando fin a una larga trayectoria artística en la que trabajó en más de 70 películas, muchas de ellas en la Época de Oro del cine mexicano, y una decena de telenovelas.

Ana Bertha Lepe nació el 12 de septiembre de 1933 en Tecolotlán, Jalisco. A los 18 años representó a México en el concurso de belleza Miss Universo 1953, certamen en el que quedó en el cuarto lugar, tras acceder a la final.

Desde el concurso a nivel nacional llamó la atención de algunos productores de cine, por lo que en 1952 debutó en la película "La justicia del lobo", junto con Flor Silvestre y Dagoberto Rodríguez.

En 1953 compartió créditos con grandes actores como Sara García, Carmen Montejo y Anita Blanch, en el filme "Misericordia". Su primer protagónico lo filmó al lado de Adalberto Martínez "Resortes" en "Miradas que matan", en la que interpretó el papel que llevaba su propio nombre.

En la década de los años 60 tuvo diversas apariciones en el Séptimo Arte mexicano. En mayo de 1960, estando en su mejor momento artístico, sufrió la muerte de su novio, el también actor Agustín de Anda, quien fue asesinado a disparos por el padre de ella, Guillermo Lepe.

Para la década de 1970 tuvo episodios de depresión y sólo filmó tres películas, una de ellas con Mario Moreno "Cantinflas", la cual fue "El patrullero 777".

En esa misma época incursionó en la televisión mexicana, ámbito en el que trabajó en las telenovelas "Mundo de juguete", "Pacto de amor", "Muchachita", "La voz de la tierra", "Cómo duele callar", "Dos vidas", "Mi pequeña Soledad", "Sentimientos ajenos" y "Ángela".

Su última participación en la pantalla chica fue en 2001, cuando grabó el especial de temporada "Navidad sin fin". Después de ello mantuvo su vida en privado.

Otros de los largometrajes en los que intervino fueron "El hijo de Alma Grande", "Los infieles", "No juzgarás a tus padres". "Desnudarse y morir", "Tin Tan el hombre mono", "El beso de ultratumba", "Santo contra el cerebro diabólico", "El tesoro del rey Salomón", "Santo en el hotel de la muerte", "Santo contra el rey del crimen", "Los valientes no mueren" y "Pecado de juventud".

Así como "Qué lindo Cha-cha-chá", "El vizconde de Montecristo", "Piel canela", "Misericordia", "Prefiero a tu papá!" y "La justicia del lobo", "Jóvenes y rebeldes", "México lindo y querido", "Una canción para recordar", "El tesoro de Chucho el Roto", "La nave de los monstruos", "Señoritas" y "Aladino y la lámpara maravillosa", por mencionar algunas.

Desde 2006 su salud estaba muy quebrantada a causa del alcoholismo que padecía, por lo que sufría de serias lesiones en la columna vertebral, problemas gástricos y hepáticos, lo que la mantenía recluida en su rancho de Texcoco, Estado de México.