20 de octubre de 2013 / 01:39 a.m.

Bum Phillips, el pintoresco ícono del fútbol americano de Texas que dirigió a los Oilers de Houston durante su etapa de apogeo y después a los Saints de Nueva Orleáns murió la noche del viernes. Tenía 90 años edad.

"Bum se fue al cielo", publicó en Twitter su hijo Wade Phillips, el coordinador defensivo de los Texans de Houston el viernes por la noche. "Amado por todos. Lo extrañaremos. Gran padre, entrenador y cristiano".

Phillips murió en su rancho de Goliad.

Su nombre de pila era Oail Andrew Phillips Jr. y nació en 1923. Vestía como es tradición en Texas, con jeans, botas y sombrero Stetson blanco, excepto en el Astrodome o cualquier otro estadio techado porque pensaba que era de mala educación usarlo en sitios cerrados.

"Mamá siempre decía que si la lluvia no cae sobre ti, estás en un sitio cerrado", decía Phillips.

Phillips era fanático de los Oilers y cuando los dirigió, en los 70, dijo una frase famosa que involucraba a los Cowboys: "quizá ellos sean el equipo de Estados Unidos, pero nosotros somos el equipo de Texas".

Llegó a los Oilers en 1975 y los llevó a dos campeonatos de la Conferencia Americana pero fue despedido en 1980. Fue quien seleccionó a Earl Campbell, el running back al que se le atribuyó el éxito de la franquicia.

AP