23 de octubre de 2013 / 01:10 a.m.

Márquez fue de los mejores silbantes de la década de los 80, al grado de ser elegido para representar al arbitraje mexicano en dicha justa mundialista, en la cual dirigió los partidos Dinamarca ante Uruguay y Argentina contra Bélgica.

Además, es recordado por haber sido el juez central en el clásico América-Chivas en el que se suscitó una de las mayores batallas campales de la historia del balompié mexicano, en la temporada 1986-87, y por la que expulsó a 22 jugadores.

Inició su carrera en 1975, la cual culmino 11 años después, dejando huella por su calidad y conocimiento de las reglas.

Notimex