Notimex 
28 de abril de 2014 / 06:08 p.m.

México.- El coordinador de los senadores perredistas, Luis Miguel Barbosa, advirtió que de no aprobarse las leyes secundarias en materia política-electoral a más tardar el 30 de abril, cuando vencerá el periodo ordinario de sesiones, estarán en riesgo los comicios de julio de 2015.

"De no tener leyes secundarias al 30 de abril, estaríamos poniendo en grave riesgo al proceso electoral federal 2015 y los locales en 17 estados, nueve con gobernador", alertó Barbosa Huerta en rueda de prensa.

Descartó que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) pretenda "descarrilar" los procesos electorales de 2015, pero reconoció que hay profundas diferencias con esa fuerza política sobre varios aspectos de la legislación que pretende aprobarse, y aunque también hay con Acción Nacional (PAN) son en menor medida.

El legislador responsabilizó en gran medida al gobierno federal de lo que calificó de “atorón legislativo” en el Senado, por la tardanza con la que envío sus leyes secundarias.

"Las iniciativas del gobierno federal llegaron tarde y llegaron mal. Es un conductor político que está haciendo las cosas fuera de tiempo; tiene un grupo parlamentario mayoritario que tiene el control del proceso legislativo en las Cámaras”, criticó Barbosa.

El senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) expuso que de no obtener un producto legislativo para que sea discutido y aprobado por el pleno del Senado, se generaría un revés para la reforma constitucional en materia político-electoral.

"Si no hubiera reforma política ni al 30 ni a tiempo, claro que sería el fracaso de la reforma constitucional en materia político-electoral. Sin duda que sí, así ya con todas las aseveraciones que hemos hecho, esa sería la conclusión", insistió.

"Sí la reforma política no se alcanza al 30 de abril, tenemos que abrir un periodo extraordinario inmediatamente, casi al 2 de mayo o cuando sea posible a partir de que se instale la Comisión Permanente y pueda convocarse. Pero inmediatamente", reiteró.

Ante ello llamó a la bancada priista en el Senado a regresar a la mesa de negociaciones de estas leyes, de la cual se paró el sábado pasado por discrepancias con Acción Nacional y el PRD, para logar su aprobación antes del 30 de abril.