25 de julio de 2013 / 08:25 p.m.

Ciudad de México • La ausencia de vocación científica entre los niños y jóvenes en México provoca que 4 de cada 10 estudiantes de nivel superior se concentren en sólo 10 carreras; mientras que 7 de cada 10 alumnos de bachillerato terminal se enfocan en ocho carreras técnicas, lo que aumenta el desempleo y la baja productividad, sostuvo el titular de la Secretaría de Educación Pública, Emilio Chuayffet.

"La ausencia de una base social de niños y jóvenes con vocación científica y tecnológica ha generado que la demanda educativa se concentre en unas cuantas carreras, lo que genera altos niveles de desempleo y subempleo así como un ejercicio profesional en actividades de baja productividad o sin correspondencia con la formación recibida".

Durante la quinta entrega del Premio a la Vinculación Educación-Empresa, Chuayffet destacó la urgencia de mejorar la coordinación entre las instancias de gobierno para incrementar el bienestar de las personas, vinculándolo con el sector productivo, uno de los objetivos más apremiantes del presidente Enrique Peña Nieto, dijo.

"Esta vinculación sólo puede entenderse como un proceso bilateral, en el cual la formación educativa y la producción se fortalecen mutuamente. Reconoce que la academia y la empresa deben responder tanto a necesidades del desarrollo regional como a la vocación propia del entorno".

En entrevista posterior, el secretario general de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), Enrique Fernández Fassnacht, señaló que los universitarios mexicanos se concentran en carreras como Derecho, Administración y Medicina, debido a que no se formaron desde el nivel básico en áreas como las ciencias básicas y matemáticas.

"Esa presión hacia esas carreras tiene que ver por la falta de capacidades en áreas como las matemáticas, las ciencias básicas, que la formación que reciben no es la adecuada y por esa razón ven esas carreras como difíciles y como un obstáculo para su desarrollo profesional".

Agregó que por ello, existe el temor entre los jóvenes de orientarse hacia las ingenierías, ciencias, física, química, matemáticas o carreras como biotecnología, por lo que consideró que la educación a distancia es la opción para estudiar carreras con alta demanda.

"No concibo una universidad que quiera convertirse en escuelas de administración, de contabilidad o de derecho, las universidades deben de atender las necesidades nacionales en todos los ámbitos".

Por su parte, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, reconoció que el país ha desperdiciado el bono demográfico, lo que exige una estrecha vinculación entre los empleadores, las instituciones académicas y la sociedad para acercar a los profesionistas con el mercado de trabajo.

"La juventud encierra un gran potencial que no hemos aprovechado a plenitud para llevar a México a mejores condiciones de desarrollo y bienestar (…) como en ninguna otra época, hoy nuestro país dispone de una fuerza laboral joven que quizá no vuelva a tener en un futuro cercano, esta fuerza en su conjunto es la mejor preparada, la más profesional y la de mayor especialización en la historia de México", apuntó.

El funcionario recordó que la Encuesta Nacional de la Juventud 2012 señala que el 53% de los jóvenes en México esperan obtener un buen empleo a partir de una formación académica, y casi el 18% considera que contar con una carrera le ayudara a alcanzar un buen desarrollo profesional.

Este año, 333 proyectos se registraron en el Premio a la Vinculación Educación-Empresa.

FANNY MIRANDA