22 de marzo de 2013 / 03:22 p.m.

Monterrey.-   • La familia Palacios Coronado espera el apoyo de la comunidad regiomontana, luego del voraz incendio que acabó con todo su patrimonio durante las primeras horas del jueves.

Don Guillermo Palacios, de 80 años y propietario del inmueble, se remontó al año de 1968, cuando comenzó a edificar la vivienda en la calle Libertad, de la colonia Moderna.

"Empecé mi casita por partes, porque pues uno no tiene dinero y compra una cosa y luego compra otra, y hasta que la completé", relató el hombre.

Hace algunos años el octogenario se mudó a Apodaca y le facilitó la casa a su hijo Isaías, para que viviera con su familia, aunque al momento de los hechos sólo estaba el matrimonio y su hijo Isaías Daniel, de 18 años.

Con voz apenas audible, Palacios Pérez agradeció a Dios el haber permitido que su hijo, su nuera y su nieto lograran salir sanos y salvos, pese a que el fuego arrasó con todo.

"Y gracias a Dios que todos salieron salvos. (Durante el incendio) Tuvieron que subirse hasta la última placa, porque por aquella orilla tengo otra escalera", explicó.

Por su parte, la señora Margarita Coronado, nuera de Don Guillermo, comentó que no se hubieran percatado de las llamas, si no hubiera sido porque ella despertó para ir al sanitario.

"Yo vi mucho humo, y bajé corriendo. Quise apagarlo con una cubeta, pero ni siquiera alcancé cuando ya las llamas y el humo ya estaban hasta el patio", refirió.

El fuego convirtió en escombros todo lo que había en la casa: muebles, mesas, sillones, aparatos, ropa… dejó a los moradores sólo con lo que traían puesto.

Por tal motivo requieren ahora el apoyo de la comunidad en general, pues es necesario volver a empezar nuevamente desde abajo.

"Ya algunos vecinos han venido. El DIF también, el DIF estatal también vino. Pero la ayuda no está de más. La gente nos puede ayudar con unas despensas, unas colchas", aseveró Margarita.

El ama de casa agregó que el municipio de Monterrey les informó que, por estar al corriente en el pago del impuesto predial, tienen derecho a un seguro cuyo monto es de 100 mil pesos.

Sin embargo, sabe que dicha cantidad no será suficiente y por ahora la premura radica en los alimentos y algo de ropa, por lo que la gente puede dirigirse a la vivienda afectada.

El sitio se localiza en la calle Libertad número 3507, entre Mora y Antonio I. Villarreal, en la colonia Moderna, al oriente de Monterrey.

AGUSTÍN MARTÍNEZ