REDACCIÓN
6 de septiembre de 2013 / 07:24 p.m.

Una familia que vive en la colonia Santa Clara en Monterrey denunció el mal estado del agua en su tubería, ya que esta misma tiene un color amarillo.

 

El ingeniero Pavel Real Gutiérrez se dio cuenta de que el agua no era potable cuando tomó y sintió entre el paladar y la lengua algo grasoso,  pero esto lo confirmó cuando su esposa comenzó a lavar trastes y sus manos quedaban grasosas.

 

La familia resaltó que su tubería se encuentra en perfectas condiciones por lo que aseguran que es un problema del agua que suministran.