16 de diciembre de 2013 / 07:05 p.m.

Guadalupe.- La familia del municipio de Guadalupe que perdió a dos de sus integrantes en un accidente de motocicleta se encuentra consternada, y enfrenta una difícil situación económica para sepultar a las víctimas.

El señor Dámaso Villalobos Carrizales, de 57 años y padre del joven que conducía el frágil vehículo, expresó que hasta la tarde del lunes, a 24 horas de la tragedia, no habían podido recuperar los cuerpos.

El principal obstáculo para comenzar los funerales era precisamente la falta de dinero, motivo por el cual solicitaron el apoyo y orientación de las autoridades y de la comunidad en general.

"Sí, pues andamos batallando ahorita porque no esperaba uno esto. Hacemos un llamado a nuestras autoridades. En lo que nos puedan apoyar, porque son dos cuerpos que hay que darles sepultura", relató.

Villalobos Carrizales perdió a su hijo Dámaso Villalobos Jaramillo, de 19 años, soltero y quien trabajaba en una imprenta.

Lo recordó como un buen muchacho, tranquilo, risueño y cuyos gustos principales eran la cacería y, precisamente, las motocicletas.

"Íbamos de cacería, siempre andaba conmigo, para todos lados desde chiquito, desde que tenía él tres años. Le gustaba mucho el monte, sí", refirió.

Sin embargo, el del domingo no fue el primer accidente que sufrió “Damasín”, pues entre febrero y marzo de este año tuvo dos percances en un lapso de una semana, y estuvo hospitalizado.

"Sí, tuvo dos accidentes. Uno un fin de semana y el otro al otro fin de semana también, muy seguidos. Y ya le dije yo: ¿Sabes qué?: Deja esa moto ya. Porque la moto quedó hecha garras", añadió.

Con respecto a Nallely Itzel Tamez, sobrina del conductor de la moto, ella estaba por cumplir sus quince primaveras, y sus familiares se disponían a festejarla el próximo 27 de diciembre.

"Ya iba a cumplir sus XV años. Estaban tratando de preparar aunque fuera una cenita, pero pues se acabó todo. Todos los proyectos quedaron en veremos", concluyó el padre de familia.

Los propios familiares expresaron que el joven que resultó lesionado en ese percance se encuentra delicado, aunque estable, en el hospital Universitario.

Fabián Salazar Tamez, de 16 años, viajaba con su prima y su tío, y era el único que portaba casco protector, aunque resultó con fracturas en las piernas y en el maxilar inferior.

Mientras tanto, la conductora que impactó de frente al frágil vehículo de los jóvenes permanece en calidad de detenida a disposición de la Unidad Investigadora de la Procuraduría de Justicia en Guadalupe, donde le resolverán su situación legal en las próximas horas.

 

 

Agustín Martínez