26 de junio de 2013 / 12:40 p.m.

La pequeña Samanta, de dos años ocho meses, murió, al parecer por asfixia, en el interior del automóvil particular donde era transportada todos los días de su casa a la guardería donde asistía, en el municipio de Chicoloapan, Estado de México.

Los familiares de la menor responsabilizan del fallecimiento de la niña a Juan Manuel Acosta Ríos, director de la estancia infantil "Casita del Sol", ubicada en la calle Sagitario, en la unidad habitacional Galaxia.

""Exigimos justicia, que se llegue a las últimas consecuencias y que se castigue al o los responsables"", clamaron los familiares.

La tarde del lunes pasado se reportó la muerte de la menor en el interior de un automóvil de la marca Nissan, tipo Tiida, de color negro, con vidrios polarizados y placas de circulación MFN-8817, del Estado de México.

El automotor estaba estacionado frente a la casa de interés social que opera como guardería.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, el vehículo particular era utilizado por los directivos para recoger a los pequeños y trasladarlos a la estancia infantil.

Por el deceso de la menor, la policía detuvo a los directivos del centro infantil, Juan Manuel Acosta Ríos, de 45 años de edad, y Rebeca Camacho Rivera, de 41, quienes fueron trasladados al Ministerio Público de la unidad habitacional Real de Costitlán.

Yolanda Torres, madre de la pequeña Samanta, explicó que la última vez que vio a su hija con vida fue la mañana del lunes pasado, antes de irse a trabajar, cuando la cambió y la dejó lista para cuando pasaran por ella, como todos los días, para llevarla a la guardería donde la cuidaban, ya que ella y su esposo trabajan.

Como ha sucedido en los últimos dos años, a las 7:40 horas, Marlene Navarro, madrina de la menor, entregó a la niña, aún dormida, al director de la estancia infantil.

Veinte minutos después, el director llegó la guardería y bajó a los niños que diariamente recogía en sus casas, pero, al parecer, olvidó a la pequeña Samanta, quien se quedó dormida en el asiento trasero.

Según los familiares de Samanta, fue hasta las 13:00 horas cuando una vecina se percató de que había alguien en el interior del vehículo del director, por lo que avisó a la policía.

Giovanni González, tío de Samanta, acusó al director de la guardería de olvidar sacar a su sobrina del automóvil.

Después de permanecer encerrada en el vehículo cinco horas, elementos de Protección Civil llegaron al lugar y encontraron aún con signos vitales a la niña, a la que trasladaron a la clínica 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los familiares dijeron que los doctores les indicaron que en el trayecto, a bordo de la ambulancia, le dieron dos paros cardíacos. De acuerdo con el reporte médico, la niña falleció a las 14:30 horas.

La madre de la menor dijo que a su esposo le enviaron mensajes de texto a su teléfono celular para notificarle que su hija tenía 41 grados de temperatura y otro en el que se le informaba que su estado de salud se había agravado.

La madre, tío, madrina y familiares de Samanta exigieron a la Procuraduría General de Justicia del Estado de México que no dejen en libertad al director de la guardería, a quien responsabilizan de la muerte de la pequeña.

""Por una estupidez del director murió la niña"", denunció Giovanni González, tío de Samanta.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México preservó la estancia infantil y colocó sellos en los accesos para impedir el ingreso, mientras se realizan las investigaciones del caso.

Frente a la guardería permanece una patrulla municipal de Chicoloapan, cuyos tripulantes resguardan el inmueble.

 — HERIBERTO SANTOS BAENA