29 de marzo de 2013 / 12:48 a.m.

Muy parecido a como lo describe la Biblia, padres, hermanos, esposas o hijos de personas desaparecidas, han vivido en carne propia el sufrimiento y las caminatas, por lo que este día realizaron una más para pedir en oración por el bienestar de sus familiares.

 

Monterrey.- • En pleno siglo XXI, cientos de familias viven su propio vía crucis, tan real y apegado a lo que describe la Biblia: son familiares de desaparecidos que llevan meses o años buscando dar con su paradero.

El dolor de las madres ante el sufrimiento de sus hijos se asemeja al de María, la virgen, pero en esta historia hay padres, hermanos, hijos, esposos o esposas que lloran una ausencia.

María vio a su hijo morir en la cruz, pero las mujeres que integran el movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y representadas por Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, AC, desconocen si su familiar está con vida o el paradero de sus cuerpos.

Igual que Jesús pasó por siete estaciones antes de ser sentenciado, ellas han pasado en múltiples ocasiones por oficinas de la Procuraduría de Justicia en busca de noticias. Este jueves santo decidieron emprender una caminata por los templos de Monterrey para pedir en oración por el bienestar de sus familiares.

El punto de arranque fue la Catedral Metropolitana, donde llamaron la atención con sus cartelones donde aparecen las fotografías de sus desaparecidos.

Cristina Olivares Macías fue la vocera del grupo conformado por unas 50 personas que se dieron cita en la catedral.

"Hoy el señor presente en todos los pobres y desposeídos de nuestra sociedad, sigue siendo traicionado y entregado injustamente a la autoridad y también, porque no decirlo, sigue sufriendo en manos de quienes tienen poder que sin respeto a la dignidad humana maltratan a nuestros hermanos injustamente", dijo.

Aunque reconocen que las autoridades han mejorado sus procedimientos y ha habido acercamiento con la Procuraduría de Justicia, los familiares de desaparecidos sienten que faltan acciones.

"Hemos pedido mucho que se abra la búsqueda de campo y no tanto que se vaya por la línea de investigación o de avances de escritorio, queremos que se abra la búsqueda de campo independientemente si se encuentra o no el culpable", mencionó.

Por ello, además de pedir a la justicia terrenal una solución, también confían en la justicia divina y oraron por encontrar a sus víctimas.

"Han avanzado de cómo iniciamos, gracias a la acción de CADHAC, gracias al movimiento por la paz se nos abrieron las puertas con el procurador y con los ministerios públicos. Sí hemos logrado avances, muchos aportes de la investigación es por parte de los familiares de las víctimas, sí han logrado ser más diligentes pero creemos que ha pasado mucho tiempo, que se ha perdido, que era vital", señaló.

Así como Jesús caminó del Huerto de los Olivos hacia su cruz, pasando por las peores etapas de su vida, los familiares de las víctimas han tenido que acudir en ocasiones a la Procuraduría General de Justicia, PGR, el Campo Militar, instituciones de ayuda y hasta al Servicio Médico Forense a buscar a sus seres queridos.

SANDRA GONZÁLEZ