2 de marzo de 2013 / 03:05 a.m.

Monterrey.- Para la familia Villarreal Zermeño, el dolor es indescriptible por la pérdida de Eduardo Cerda Villarreal, quien fue asesinado a balazos por un elemento de la uniformada de Guadalupe.

Cerda Villarreal recién habían terminado la secundaria y se encontraba buscando trabajo por eso acompaño a su tío al cajero, pues tenían pensado después comprar unas hamburguesas para cenar, hecho que ya no pudieron hacer juntos.

En medio del dolor y el llanto, Santiago Villarreal, describió paso a paso lo que vivieron al ser perseguidos por los uniformados de Guadalupe, de quienes huyeron por el temor de ser despojados de su dinero, dinero que recién habían cobrado producto de su trabajo y con el que quería invitar a cenar a Lalo como llamaban de cariño a la victima inocente.

Ahora los familiares exigen que se haga justicia para que el crimen del joven de tan solo 18 años de edad, no vaya a quedar impune y piden todo el peso de la ley en contra del oficial que lo privò de la vida, puesto que asegura que los jovenes solo buscaban proteger su dinero.

Alberto Vasquez