— AGUSTÍN MARTÍNEZ
9 de enero de 2013 / 02:49 p.m.

Monterrey  Finalmente las cruces de las víctimas del casino Royale volvieron a ser colocadas en la fachada del inmueble de la avenida San Jerónimo.

En el lugar estuvieron familiares de algunas de las víctimas, quienes se mostraron satisfechos luego de que los encargados del edificio autorizaron nuevamente la colocación.

“Para nuestras familias, (es) reconfortante, justo, humano...”, explicó Samara Pérez Muñiz, quien logró salir con vida aquella tarde de agosto, aunque en el lugar murió su hijo.

Los deudos volvieron a insistir en que se haga justicia, que se aplique todo el peso de la ley a quienes resulten responsables, y se indemnice en forma justa.

“Que se castigue a los funcionarios corruptos que incurrieron en omisiones o en actos indebidos, que son responsables también de la muerte de nuestros seres queridos. Que se construya el memorial, para que esto no se vuelva a registrar nunca más, y que se indemnice a las personas”, dijo Edmundo Jiménez Ramírez, familiar de una de las víctimas.

Ayer, los deudos se entrevistaron con el representante legal del dueño del inmueble.

En primera instancia, el abogado Francisco Fernández Hasbun les expresó que el propietario, Carlos Alejandro Salinas Martínez, está apenado por la manera en que fueron retiradas las cruces de madera.

Por tal motivo, y tras conocer el descontento de los familiares de las personas fallecidas, se autorizó que las piezas volvieran a ser colocadas en el barandal.

“La situación, por qué movimos las cruces: tenemos que hacer una limpieza para que el seguro nos pague a nosotros los daños que sufrimos por el atentado. Les repito: les pido una disculpa por la manera en la que se hizo… no tenemos los teléfonos de las personas (por eso no se les avisó)”, dijo Fernández Hasbun.

El litigante les aseguró estar en la mejor disposición de apoyar a los deudos, pero para ello tendrán que esperar la evaluación de daños y pérdidas que lleve a cabo la compañía aseguradora.