6 de diciembre de 2013 / 12:30 a.m.

Brasil es el favorito de muchos para ganar el Mundial de 2014. Y algunas leyendas del fútbol mundial coinciden con ese pronóstico, aunque con cautela.

En vísperas del sorteo que definirá la composición de los ocho grupos que disputarán el Mundial el año próximo, grandes figuras del fútbol hacen sus apuestas sobre las opciones que tendrá la canarinha en su segunda oportunidad de ser sede, después de su traumática caída ante Uruguay en la final de 1950 en el estadio Maracaná.

Para muchos, el estelar atacante Neymar, ahora en el Barcelona, podrá ser la clave para que el equipo de Luiz Felipe Scolari disipe la pesadilla de aquella derrota.

Alcides Ghiggia, el autor del gol decisivo en 1950, tiene la ilusión de revivir aquella final, que hoy se recuerda como el "Maracanazo".

"Me gustaría ver una nueva final Brasil-Uruguay, yo lo vería como hincha de Uruguay, pero que sea la suerte la que decida quién gana", dijo Ghiggia en un encuentro con periodistas en este balneario en el litoral norte del estado brasileño de Bahía, donde se efectuará el sorteo el viernes.

"El fútbol es eso, se gana y se pierde. A ellos (Brasil) les tocó esa vuelta acá en el Maracaná, pero Brasil se rehízo y conquistó varias copas del mundo", agregó.

El británico Geoff Hurst, un héroe del Mundial de 1966 que Inglaterra ganó, ve también a Brasil coronado.

"Brasil jugando en casa, con un nivel fantástico, es el claro favorito. Ese es el objetivo de Brasil y de Inglaterra también, pero Brasil estará en casa y eso pesa", sostuvo Gurst.

Entre las figuras estelares de la historia brasileña, el favoritismo de la auriverde es casi unánime, especialmente después de una brillante actuación en la Copa de las Confederaciones de este año.

"Nuestro equipo está en crecimiento, el equipo viene subiendo gradualmente, espero que en esta copa Brasil pueda vengarse (del maracanazo), y que esa venganza sea el hexacampeonato", comentó Mario Zagallo, una de las figuras más exitosas de la selección brasileña, con cuatro títulos como jugador y entrenador.

Bebeto, una de las estrellas del título brasileño en el mundial de 1994 en Estados Unidos, ni siquiera se preocupa por los rivales que le tocarán al combinado local en el sorteo de grupos: que se preocupen otros, porque Brasil llega para ganar.

"Estaremos en casa con nuestra hinchada y Brasil estará muy fuerte. Claro que vienen selecciones fuertes, pero jugar en casa con nuestra afición es algo que no tiene precio. Ese grupo (selección brasileña) demostró que va a ganar. Creo demasiado en la selección de 'Felipao' (Scolari), jugar en casa es una oportunidad que Dios nos está dando y no la podemos perder, consideró Bebeto.

Su sucesor como referente ofensivo Brasil, Ronaldo, cifra sus esperanzas en lo que podrá hacer la más nueva revelación del balompié local. "Si Neymar juega a su mejor nivel y es el mejor del Mundial, seremos campeones", sentenció el ex atacante, quien reconoció que también habrá otras grandes figuras como el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo.

La voz de alerta la dio el ex capitán de la selección brasileña que conquistó el título de 1970, Carlos Alberto Torres, quien anotó el cuarto gol en la final ante Italia.

"A esta selección de Scolari le falta mucho trabajo, hemos tenido selecciones brasileñas mejores que la actual y que no ganaron el Mundial. Jugar en casa con apoyo de la afición no significa que ganaremos, falta mucho para eso", alertó Torres. "Soy optimista, pero soy realista".

El Mundial de 2014 reunirá a todas las selecciones que una vez ganaron un Mundial y a los jugadores más destacados de la actualidad, con la excepción notada del sueco Zlatan Ibrahimovic, cuya selección no se clasificó.

Así, algunas selecciones emergen como grandes rivales para disputarle el título a al anfitrión, como la actual campeona España y la poderosa Argentina, que se clasificó en primer lugar de Sudamérica.

"La expectativa de Argentina es muy buena, tenemos un gran combinado y un muy buen técnico. No es solo Messi, porque si no tenés un equipo que rodea al mejor jugador del mundo, no hacés nada", comentó Mario Alberto Kempes, el recordado "Matador" de 1978, cuando su equipo se alzó con su primer título mundial, como local.

En el mismo sentido, el ex capitán español Fernando Hierro no pierde la esperanza de un bicampeonato para los suyos.

"Veo una España ilusionante, una España que en los partidos oficiales jugó muy motivada, con una mentalidad positiva", opinó Hierro, al recordar la participación de su equipo en la Copa de las Confederaciones de este año, en que disputó la final contra el ganador Brasil.

AP