2 de mayo de 2013 / 05:53 a.m.

Con todo el dolor por la derrota, el técnico de Santos, Pedro Caixinha sacó el deportivismo y felicitó a Rayados por el título.

Para el portugués el primer gol de Monterrey vino a desarmar a su equipo, pese a que fueron superiores al adversario.

"Felicito a Monterrey por este gran triunfo, pero yo asumo toda la responsabilidad, todas las consecuencias de la derrota yo las asumo por completo por no haber conseguido ganar, y no saber manejar el partido que estaba controlado 2-0.

"En ese momento el equipo estaba muy por encima del rival, pero después viene lo inexplicable y nos tocó perder, hay que aprender de esto, seguir adelante y tener el orgullo herido para concentrarse en lo que será el último y consecuentemente la Liguilla", manifestó el timonel de Santos.

Explicó que no puede ser posible que con el control del encuentro, el cuadro regio les haya acortado distancias en una jugada de contragolpe.

"El primer gol de ellos es determinante, cuando estabas 2-0 arriba, jugando mejor que el rival, jugando mucho más agusto que el rival, nunca te pueden hacer un gol encontrándote mal parado, es lo que ha ocurrido y para mi el 2-1 fue el momento determinante para perder el partido", reprobó el entrenador.

Caixinha afirmó que la deuda queda pendiente con sus seguidores.

"Estábamos todos ilusionados y ellos hasta el final estuvieron apoyando y tenemos una deuda con ellos".

Raúl Villarreal