24 de noviembre de 2013 / 01:14 a.m.

Nada es eterno en la Fórmula Uno; las generaciones pasan y unas nuevas toma su relevo, tal es el caso de los brasileños. La nación que tuvo a múltiples campeones de las manos de Emerson Fittipaldi, Ayrton Senna y Nelson Piquet, hoy en día está en extinción.

Desde la temporada 2012 Felipe Massa se convirtió en el único representante de esta nación en la parrilla, y mañana terminará un ciclo importante en su vida y en la de su país. Desde que Ayrton Senna militó en McLaren, y Rubens Barrichello en Ferrari, ningún piloto de aquella nación había estado en un equipo de punta hasta la llegada de este paulista en el 2006 a Ferrari. Las expectativas eran altas, pero en el paddock la sensación es que duró más de lo debido en Maranello; es más, existen quienes piensan que en los últimos años fue más un enemigo de Fernando Alonso que una ayuda.

El rendimiento del brasileño dejó demasiado a desear para un piloto del Cavallino Rampante, especialmente en las pasadas tres campañas. Mientras su compañero asturiano luchaba por el campeonato de pilotos ante el alemán Sebastian Vettel (Red Bull), él no fue capaz de acceder al top cinco de la clasificación general. En 2011 fue sexto, mientras en 2012 séptimo. Desde 2011 solo ha sumado dos podios hasta la fecha; Brasil 2012 y España 2013.

Pero Massa no siempre fue así. En su primera campaña vestido de rojo, 2006, se situó en el tercero de la general y logró su primer triunfo, Turquía, con una ventaja de cinco segundos sobre Fernando Alonso, quien en aquel tiempo manejaba para Renault.

Después de eso logró 10 triunfos más para llegar a un total de 11, todos ellos con la casa italiana; la última vez el 2 de noviembre de 2008 cuando por unos segundos ostentó el campeonato del mundo hasta que Lewis Hamilton superó a Timo Glock para arrebatárselo en un día lluvioso en Interlagos.

Para muchos ese fue el punto de caída de Massa. En el aspecto sicológico pareció nunca recuperarse de haber tenido la gloria tan cerca y no conseguirla. A ello se sumó el incidente del Gran Premio de Hungría del 2009, cuando una pieza del amortiguador de su compatriota Rubens Barrichello (Brawn GP) le impactó en la cabeza y puso en riesgo su vida. Massa no logró regresar hasta el 2010, pero ya no era el mismo.

Más aún, Ferrari con Fernando Alonso tomó una nueva mentalidad, y esa era la de apoyar al español hasta las últimas consecuencias. El Gran Premio de Alemania 2010 siempre estará en la trayectoria del asturiano y es que ahí solicitó a los ingenieros que Massa cediera su posición

La frase "Fernando es más rápido que tu", dio la vuelta al mundo. El rostro del paulista en la conferencia de prensa era de incredulidad, por dentro sabía que no sería más que un escudero el resto de su vida en Maranello.

El piloto aguerrido no regresó más y hoy arrancará por última vez con un uniforme rojo. En 2014 seguirá en la máxima categoría, pero con el equipo Williams, curiosamente la misma escuadra donde los dos últimos brasileños sobresalientes acabaron su carrera: Ayrton Senna y Rubens Barrichello. Es el comienzo del adiós de la samba en la Fórmula Uno.

ENTÉRATE

36 PODIOS ha conseguido Massa en la Fórmula Uno, todos ellos con la casa de Maranello; además tiene 17 vueltas rápidas.

LUIS RAMÍREZ