24 de febrero de 2013 / 06:07 a.m.

Un semblante muy diferente al de las últimas semanas es el que al final del partido ante Puebla mostró Aldo Denigris, Rayados ganó y el volvió a hacerse presente en el marcador, pero más allá de eso, cooperó para que el equipo se pudiera sacudir la presión que ya venía arrastrando el equipo.

"Lo veníamos hablando en la semana que teníamos un poquito de presión en cuanto a que teníamos que ganar como fuera y contra un rival muy difícil, se planteó bien el partido, fuimos contundentes a pesar de haber tenido más oportunidades, eso también es bueno y en la parte de atrás estuvimos bien, hay que seguir igual", expresó Denigris.

Sin embargo el atacante tiene los píes en la tierra y a pesar de que el 3-0 puede ser un marcador muy contundente, sabe que aún falta la mitad del torneo y rivales por enfrentar.

"No hay que hechar las campanas al vuelo aún por este triunfo, tenemos que seguir mejorando y esperemos hacerlo así el siguiente partido", señaló.

Algo que llamó la atención fue la forma de festejar el gol no sólo de el sino también de sus compañeros en una estampa que dejó ver una unidad de grupo que hace tiempo no se notaba.

"La unión siempre ha estado, este grupo es muy sano y la verdad yo los goles que hago es gracias al equipo, le agradezco a mis compañeros y obviamente también el apoyo del publico desde el principio", comentó.

Hoy Denigris y Rayados en general podrán dormir tranquilos, se reencontraron con el gol, con el triunfo y con su gente, pero a partir del lunes a preparar el siguiente duelo.